miércoles, 21 de septiembre de 2016

G. Holst: Los planetas - Júpiter



En un día como hoy, 21 de septiembre, de 1874, nació en Cheltelham, Inglaterra, el compositor británico Gustav Holst. Su padre, pianista, lo animó a iniciarse en la música, recibiendo de él algunas lecciones. A los 12 años ya componía, y por entonces ganó un premio amateur. El año 1892 sería clave en su trayectoria de vida. Ese año viajó a Londres para escuchar a Mahler dirigir El Ocaso de Los Dioses en Covent Garden, convirtiéndose en un ferviente entusiasta de Wagner.
Durante un periodo extenso, su obra compositiva gozó de sencillas representaciones locales, hasta que pasados los cuarenta años concibió su obra maestra, la Suite para Gran Orquesta Los Planetas.

Desde 1904, Gustav Holst se desempeñaba en Londres como profesor de música en una escuela de señoritas, la St Paul's Girls' School (donde estuvo hasta su muerte, en 1934). Allí gozó del suficiente tiempo y se arropó con el coraje necesario para emprender en los turbulentos años de 1914-17 la composición de la obra que en opinión de los entendidos deslumbró por igual a público y crítica de una manera que no se veía en suelo inglés desde las Variaciones Enigma de Elgar, de 1899.  

Por mucho tiempo, Holst había mantenido un interés por las culturas ancestrales. Del mismo modo, le entusiasmaba incursionar en las disciplinas místicas, quizá arcaicas, la astrología entre ellas. Es por ello que ni los planetas en sí mismos ni sus contrapartes como deidades mitológicas son los protagonistas de su suite orquestal. Más bien, las siete partes que la componen están basadas en las características "astrales" de los seres humanos nacidos bajo la influencia de tales planetas. Por lo mismo, cada una de sus secciones lleva como título el nombre del astro más una suerte de caracterización... "astral":

Gustav Holst (1874 - 1934)
Marte, el Portador de la Guerra
Venus, el Portador de la Paz
Mercurio, el Mensajero Alado
Júpiter, el Portador de la Alegría
Saturno, el Portador de la Vejez
Urano, el Mago
Neptuno, el Místico

[Como puede apreciarse Holst dejó fuera a Plutón, adelantándose a los tiempos, si bien por ese entonces la existencia del planeta enano era desconocida]

Júpiter, el portador de la alegría, es el movimiento claramente más majestuoso. Lo conforman una sucesión de varios temas, con vida propia, que no precisan desarrollo ni material de transición entre uno y otro. También, ha devenido en el más popular de los siete movimientos.

La versión es de la NDR Radiophilarmonie, de Hannover, Alemania, con la conducción de su director titular Andrew Manze, septiembre de 2014.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Alejandro Cabrera Ávila9 de febrero de 2017, 21:00

    Esta fantástica composición me transporta volando alegre y velozmente al universo, y en cuyo viaje puedo apreciar a la distancia las esferas orgánicas que conforman el sistema solar con toda su brillantez cromática: una gran fiesta de planetas, cometas y estrellas.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Alejandro: Muchas gracias por tu poético comentario. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.