domingo, 28 de agosto de 2016

Chopin: Variaciones sobre un tema de Mozart - "Là ci darem la mano"



"¡Sáquense el sombrero señores: un genio! Al escuchar estas variaciones me imaginaba que se abrían ante mí unos ojos desconocidos [...] En varios momentos ... creía percibir Là ci darem de Mozart a través de cien acordes enlazados... Don Juan volaba ante mí con su capa blanca."
Las palabras son de Robert Schumann. Las escribió en 1831 después de escuchar en Leipzig las variaciones que un joven músico, a quien no conocía y de nombre Chopin, había compuesto sobre el dueto de Mozart, Là ci darem la mano, del primer acto de la ópera Don Giovanni.

De ahí en más, innumerables fueron las ocasiones en que Robert Schumann elogió con entusiasmo las composiciones de Chopin, y su habilidad para hacer brotar desde el piano sonidos prodigiosos. Pero el joven músico polaco, solo tres meses mayor que Schumann, no correspondió nunca al entusiasmo de su admirador alemán. Y las ardorosas palabras ya transcritas le resultaron exageradas, incluso "estúpidas":
"Un alemán de Kassel se ha entusiasmado con mis Variaciones. Después de un largo preámbulo alambicado, las analiza compás por compás para demostrar que no son variaciones como cualesquiera otras, sino una especie de cuadro fantástico. El ditirambo, lejos de ser inteligente, me parece totalmente estúpido [...].
Y bueno. Chopin jamás se distinguió por ser condescendiente con sus colegas músicos. Y vio los elogios siempre con desdén. Por otro lado, también hay que dejar claramente establecido que nunca fue ufano al emitir opinión sobre su propia música. No resulta raro entonces que tanto elogio le pareciera desmesurado.

Las variaciones
Además de sus dos conciertos, Chopin solo incluyó a la orquesta en tres de sus composiciones. Y en estas variaciones –el primer trabajo del autor para piano y orquesta, escrito a los 17 años– la participación del conjunto orquestal es precaria, limitándose, casi, a aportar un "estribillo" entre variación y variación. Por lo mismo, más tarde el compositor va a prescindir del acompañamiento orquestal y tomará la costumbre de presentar la obra como pieza para piano solo.
Dedicada a su amigo Titus Woyciechowski, se estrenó exitosamente en Viena en agosto de 1829 con Chopin al piano, durante su primera visita, de julio a agosto de ese año.

Secciones:
00:00  Introducción: Largo / 04:55  Tema: Allegretto / 06:18  Variación 1 / 07:20  Variación 2 / 08:19  Variación 3 / 09:48  Variación 4 / 10:49  Variación 5 / 13:15  Adagio / 14:28  Coda: Alla polacca

La versión es del pianista argentino Nelson Goerner, tocando un piano Erard de 1849 (anotemos que el preferido de Chopin era el piano Pleyel). Lo acompaña la "Orquesta del Siglo XVIII", agrupación compuesta por músicos provenientes de diversos países, especialistas en música del siglo XVIII y albores del XIX, y cuyos instrumentos son de época o fieles copias de ellos. En el podio, su fundador, el director holandés Frans Brüggen, recientemente fallecido.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, te agradecemos que lo compartas en Facebook, o Twitter, o que lo recomiendes en Google

2 comentarios :

  1. Mil gracias al responsable de este blog por regalarnos estos trozos de belleza. Estoy que no cabo en mí de gozo ya que no sabía de la existencia de esta bellísima obra. Un saludo cordial y una vez más muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Maya: Gracias a ti por tus elogiosas palabras. Te cuento que mi impresión fue parecida: llevaba lustros (varios) sin escucharla, y me sorprendieron sus altas exigencias. Las había olvidado. Un saludo, y gracias otra vez.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.