miércoles, 31 de agosto de 2016

Chopin: Vals Opus 70 No 2



Ocupada la ciudad por los rusos, la vida cultural de Varsovia alrededor de 1830 no se comparaba a la de Viena, o París, pero tampoco era tan pobre. En teatro, se podía asistir a representaciones de Racine, Moliére, o Shakespeare. En música, Chopin no se perdió ninguna de las diez funciones que ofreció allí Paganini. También escuchó a sus colegas Hummel, Rossini, y a algunas damas, como la pianista polaca Maria Szymanowska, y su colega francesa Anne Caroline de Belleville, tan solo dos años mayor que Frédéric, de gira por Varsovia.
Naturalmente, todo esto ocurría antes del levantamiento de noviembre, que inspiró a Chopin su Estudio "Revolucionario".

Anne Caroline de Belleville había sido alumna de Czerny, una de las buenas, y había llamado la atención de Beethoven. También se la comparó con Clara Wieck, positivamente. En carta a un amigo, Chopin habla de ella en muy buenos términos: "Aquí hay también una cierta señorita Belleville, francesa, que toca el piano muy bien, con mucha gracia y elegancia". Sabemos que Chopin no era para nada inclinado a felicitar colegas, así que debemos suponer que la señorita Belleville, llamada Ninette en la intimidad, habrá sido una intérprete notable.

Anne Caroline de Belleville,
pianista (1808 - 1880)
Diez años después de escribir estas palabras, convertido ya en París en el célebre pianista y compositor que hoy admiramos, Chopin envió a Ninette un "pequeño vals", dedicado a ella y para su propio y exclusivo deleite pues no deseaba verlo publicado. Y así se lo dicta:
"En cuanto al pequeño vals que tuve el placer de escribir para usted, le ruego que lo guarde. No deseo que sea publicado. Pero me gustaría oírlo tocado por Ud, querida señora, y asistir a una de sus elegantes réunions, en las que interpreta maravillosamente  a tan grandes maestros como Mozart, Beethoven y Hummel, que fueron los maestros de todos nosotros. Todavía resuena en mis oídos el adagio de Hummel que le oí tocar hace unos años en París, en la casa del señor Erard; y le aseguro que a pesar de los grandes conciertos que ofrecen aquí, hay poca música de piano que me pueda hacer olvidar el placer de haberla escuchado aquella noche."
El pequeño vals, datado en 1842, fue finalmente publicado, en 1855, seis años después de la muerte de su autor. Es uno de los tres valses del opus 70, y uno de los seis (del total de catorce) valses publicados póstumamente. Es sorprendente, dada su incomparable y sencilla belleza, que Chopin no quisiera verlo publicado. Y bueno, también quiso echar a la hoguera su Fantasia Impromptu.

La versión es de la niña de ocho años Anne-Laure Bride-Lanoë, en una presentación del año 2010 en la Sala Pleyel, de París.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

4 comentarios :

  1. Es increíble que Chopin no quisiera ver publicadas piezas como este vals. Algunas son obras realmente sencillas, pero que transmiten tanto. Podríamos llamarnos afortunados de que no se haya hecho caso a su deseo de quemarlas.
    Otra cuestión aparte, ¿existen datos que confirmen que el estudio revolucionario fuese inspirado por el levantamiento de noviembre? Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anónimo: Bueno, tanto así como datos concretos, no. Lo que sabemos es que fue compuesto en Stuttgart, luego de enterarse del fracaso del levantamiento polaco. Su enorme fuerza y explosión de brío permiten suponer que se trata de la respuesta del músico, a la distancia, ante la tragedia, que también comentó en sus diarios, con inmenso dolor. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Tengo un problema con las obras de Chopin, hay tantas versiones de tantos pianistas diferentes sin embargo muy pocos, a mi modo de ver, aciertan con la interpretación de sus obras, desde luego que en el aspecto técnico hay grabaciones impresionantes pero me parece que hace falta, además de la técnica, algo más para realizar una interpretación satisfactoria de Chopin y ese algo muy pocos pianistas, repito, lo tienen. He tenido que escuchar muchas versiones para encontrar una que me satisfaga. Pocos logran a pesar de su popularidad entender la música de Chopin.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Daniel: Gracias por el comentario. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.