miércoles, 16 de marzo de 2016

Wagner: "Cabalgata de las Valquirias"


Componer la tetralogía "El anillo del nibelungo", ciclo de cuatro óperas de carácter épico basada en episodios de la mitología germánica, le tomó a Richard Wagner ni más ni menos que veintiséis años. La obra de toda una vida fue comenzada en Dresde, en 1848, cuando el autor coqueteaba con el anarquismo, y concluida en 1874 al amparo de la paz y serenidad de Wahnfried, la villa neoclásica que se hizo construir en Bayreuth, sufragada gentilmente por su más conspicuo admirador, el esotérico y joven rey Luis II de Baviera.

"La Valquiria", compuesta entre 1854 y 1856, es la segunda ópera del ciclo. (La precede el drama introductorio El Oro del Rin, y le siguen Sigfrido y El Ocaso de los Dioses.) Y la célebre "Cabalgata de las Valquirias" es la pieza que inicia el tercer acto, acompañando a las valquirias (hijas del dios Wotan, hermosas guerreras, y vírgenes por añadidura) que, cantando su grito de guerra, se aprestan a realizar el traslado de los combatientes caídos al Walhalla, un majestuoso salón adonde van a parar los infortunados héroes, de la mano de las mentadas guerreras vírgenes.

La así llamada Cabalgata... es el nombre con que la pieza se ha hecho popular, y así se la denomina en sus presentaciones en versión puramente instrumental, que por lo general tiene la mitad de su duración que la versión operática. Pero Wagner jamás tituló ninguna sección o parte de La Valquiria con ese nombre. Y a tal punto es así, que en su diario, Cósima Wagner consigna su molestia por las cartas recibidas solicitando representaciones de la Cabalgata en forma separada. "No sé de qué hablan", escribió.


Descontada su utilización en los noticiarios de guerra alemanes, acompañando escenas de bombardeos de la Luftwaffe, la pieza se entronizó en la cultura popular por medio de la película Apocalypse Now (1979), de Francis Ford Coppola, acompañando esta vez el ataque desde helicópteros a un poblado vietnamita, como parte de la trama. En ambos casos, la obra terminó saludando la derrota.

La versión que aquí se presenta (con la voz de las ocho valquirias) formó parte de la representación del ciclo completo de la tetralogía, los años 2010 y 2012, en una producción gigantesca a cargo del Metropolitan Opera House de Nueva York.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.