viernes, 12 de febrero de 2016

Domenico Scarlatti: Sonata "La Caccia"



"Ya seas aficionado o profesor, no esperes encontrar en estas composiciones intenciones profundas, sino más bien un ingenioso jugueteo en el arte de ejercitar la ejecución atrevida del clavecín."

Estas sencillas palabras, junto a otras recomendaciones, acompañan las páginas iniciales del primer volumen de la gigantesca obra para clavecín escrita por Domenico Scarlatti: ni más ni menos que 550 composiciones para teclado, cuyas primeras treinta el compositor barroco napolitano llamó sencillamente 30 Essercizi.

Doménico Scarlatti
(Nápoles, 1685 - Madrid, 1757)
Las piezas, brevísimas, y de un solo movimiento, fueron compuestas en buena parte a partir de 1733, en Madrid, mientras Scarlatti se desempeñaba como músico de la corte de su alumna y ex princesa Maria Barbara de Braganza, de Lisboa, convertida ahora en reina consorte de Fernando VI, por obra y gracia de los manejos tendientes a administrar eficazmente el poder.

Las breves obras estaban destinadas a la recreación de la familia real. De ahí su sencillez, y de ahí las palabras introductorias que hemos transcrito. Sin embargo, las composiciones, en las que predomina un estilo italiano, son altamente innovadoras y presagian la futura forma "sonata" que conoceremos en los decenios por venir.

Sonata en Do mayor, La Caccia, K. 159
Marcada allegro, la pieza, de menos de dos y medio minutos de duración, es altamente jovial y seductora. Y su sección, digamos, de desarrollo (1:10), no se aparta gran cosa de este carácter inicial, manteniendo hasta el final un espiritu ligero y juguetón.
La versión, excelente, es del pianista ruso Ruslan Smagulov.

(Uno de los compiladores de la obra de Scarlatti es el clavecinista americano Ralph Kirkpatrick, de ahí la letra K en el catálogo).


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

4 comentarios :

  1. Hola, Anónimo: Tienes razón. No quise hacerlo manifiesto. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  2. Los Scarlatti, padre e hijo fueron dos genios, a mi del padre, Alessandro, me gustan las siete Arias con trompeta espléndidas composiciones, se que ésta entrada esta dedicada a Doménico pero quería aprovechar para hablar del padre también.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Daniel: Por ahí anda Alessandro, en este blog. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.