jueves, 17 de septiembre de 2015

Verdi: La Traviata - Obertura



Del epistolario de Giuseppe Verdi, quizá la carta más conocida sea aquella que envió a un amigo al día siguiente del estreno de La Traviata, el 6 de marzo de 1853, en la que se muestra sorprendido por la ingrata acogida, a la vez que confiado –tenía cuarenta años, era famoso y vivía cómodamente– en que el tiempo debía resolver las dudas: "La Traviata, anoche, un fracaso. ¿La falla será mía o de los cantantes? El tiempo lo dirá". El tiempo, efectivamente, dio su veredicto y le dio la razón a Verdi: durante todo el siglo veinte, la obra ha permanecido en los primeros lugares entre las óperas más representadas en el mundo entero.

Fanny Salvino-Donatelli,
la primera Violeta
El rechazo inicial
Cierto es que la prima donna escogida, mejor dicho, la prima donna que el Teatro La Fenice de Venecia impuso para el papel de Violeta, estaba algo excedida de peso para interpretar a una mujer joven que sufre de una enfermedad que la consume y debilita visiblemente. Como si fuera poco, la soprano de marras, Fanny Salvino-Donatelli, ya no era tan joven, frisaba los 38 años. Pero, al parecer, el rechazo del público no se dirigió exclusiva ni preferentemente a ella sino al tenor y al barítono sobre los que descansa el acto segundo (poco ensayo quizá), pues fue recién ahí cuando comenzaron las pifias y las risotadas.

En efecto, durante la obertura y todo el primer acto, el público escuchó respetuosamente, atento y con agrado. Y como en el Acto I la participación de Violeta es destacadísima, habrá de concluirse que la historia ha sido injusta con la excelente cantante que fue la soprano Salvino-Donatelli, aunque la oportunidad la haya sorprendido algo robusta y ya no fuera tan joven.

La obertura
Como se sabe, la obra está basada en una adaptación teatral de la novela de Alejandro Dumas hijo, La Dama de las Camelias.
En el preludio u obertura, Verdi hizo uso de los recursos narrativos de Dumas, al contar musicalmente la historia a partir del final, como Dumas lo hace en su novela. Así, la obertura se inicia con el tema de la agonía de Violeta, triste y melancólico que, sin embargo, da pie para enlazar, sorpresivamente, con el tema festivo y alegre que acompañará la fiesta que se celebra en casa de Violeta, jolgorio retratado en la imagen que encabeza este artículo.

La versión es de la orquesta alemana Saatskapelle Dresden, dirigida por el maestro Giuseppe Sinopoli.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google mediante un cómodo clic

2 comentarios :

  1. Hola, la verdad me gustaria enviarte un correo por privado pero no he encontrado la forma.
    Soy estudiante de la Universidad del Biobio y estoy realizando una pequeña investigación sobre el legado de Arrau en la sociedad chilena y me gustaría que respondieras una pequeña entrevista que puedo enviártela por correo para ser respondida.
    Se que no es el medio mas diligente para pedirla, pero te dejo mi correo en caso de que quieras participar de la entrevista (son solo 8 preguntas): nicoramirez-@hotmail.com.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.