domingo, 12 de julio de 2015

Haendel: "Música acuática" - Suite No 2



El sencillo pero exclusivo pasatiempo de navegar por un río escuchando música no era original de la corte de Londres (la corte francesa, más fastuosa, llevaba años practicándolo) pero la idea de disfrutar de conciertos al aire libre, en los jardines o a las orillas de un río, ya había adquirido gran relieve en la alta sociedad londinense de principios del siglo XVIII.

Surcando el Támesis
En 1717, el antiguo patrón de Georg F. Haendel en la corte de Hanover convertido ahora por obra y gracia de la historia en el rey Jorge I de Inglaterra se inscribió prontamente en la tradición. Con un paseo fluvial en perspectiva para el 17 de julio de ese año, encargó al que una vez fue su protegido y que ahora destacaba en Londres como célebre compositor, un conjunto de nuevas composiciones para deleite de él y su corte mientras surcaban el Támesis.

Water Music
Pese a que el encargo le venía de perillas a Haendel para congraciarse con su antiguo protector (a quien había servido tarde, mal y nunca en Hanover debido a su compulsión por conocer el mundo), el autor no hizo sino echar mano de algunas suites orquestales compuestas con anterioridad para completar la obra que tomó por título Water Music (traducido por lo general como Música Acuática), conformada por tres suites de movimientos alternados, lentos y vivaces, escrita la primera de ellas en fa mayor, la segunda en re y la tercera en sol.

Georg Friedrich Haendel (1685 -  1759)
El trayecto
La jornada fluvial y musical se realizó efectivamente aquel día de julio de 1717. El rey y su corte se desplazaron en una embarcación y Haendel y 50 músicos en otra, acompañando el trayecto. Lo que no está claro es que aquella tarde se hayan escuchado las suites que conforman lo que hoy conocemos como Música Acuática. En la ocasión Haendel interpretó música propia, claro está, pero no necesariamente la que nos ocupa, según todas las fuentes.
Lo que no se refuta es que aquel día fue miércoles, que la travesía los llevó desde Whitehall hasta Chelsea, ida y regreso, y que los músicos tocaron desde las 8 de la noche hasta las 12, con un pequeño descanso, aprovechando que Jorge bajó a tierra en Chelsea, según informó el periódico londinense de la época Daily Courant.

El conjunto de piezas orquestales sólo se publicó quince años más tarde, en 1732. Debido a ello, la secuencia original de sus movimientos se fue desdibujando, y las versiones hoy disponibles incorporan estos a las suites en orden y número diverso.

Se presenta aquí la Suite No 2 en Re mayor, de menos de diez minutos de duración, en versión de la orquesta de instrumentos de la época Le Concert Spirituel, dirigida por Hervé Niquet.

Sus partes, en esta oportunidad, son:
00     Overture (Allegro)
2:02  Alla Hornpipe (el trozo más conocido)
5:02  Minuet
6:41  Lentement
8:11  Bourrée



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes o, sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo click

2 comentarios :

  1. Son ,realmente grandes al compartir.GRACIAS .

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ramón: Gracias a ti por el comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.