lunes, 25 de mayo de 2015

Antonin Dvorak: Sinfonía No 8



Cuando en 1891 la Universidad de Cambridge decidió conceder a Antonin Dvorak el título de doctor honoris causa en música, el compositor envió en plan de tesis la Sinfonía No 8, compuesta en Vysoka, su residencia de verano, entre los meses de agosto y noviembre de 1889. La obra fue publicada por un editor inglés, a raíz de desavenencias con su editor habitual, quien se la jugaba por obras más breves que, en su opinión, eran más rentables. Su estreno se produjo el 2 de febrero de 1890, en Praga, dirigida por el autor. Un año después la condujo en Londres, con ocasión de recibir su doctorado.

Villa Vysoka
En 1880, cuando aún no cumplía los cuarenta años, el compositor checo ya era un músico reconocido internacionalmente, por lo que debía viajar por Europa cada vez con mayor frecuencia, para presentar y dirigir sus obras. Sin embargo, lo que verdaderamente le complacía era permanecer en su tierra, trabajando en la composición, ojalá en un ambiente sereno y motivador.
En 1877, la hermana mayor de su mujer Anna casó con un conde que disfrutaba de la posesión de una hermosa villa a 50 km de Praga, donde en medio de un bosque se alzaba una pequeña mansión. Dvorak quedó maravillado con el lugar, la primera vez que lo vio, invitado al matrimonio. Recibió una nueva invitación en 1880 y luego, durante tres veranos más, Dvorak se alojó con su mujer en una construcción más pequeña, en la vecindad de la mansión.

Antonin Dvorak (1841 - 1904)
Un segundo hogar
La villa tenía por nombre Vysoka y el lugar jugará un importante papel en la vida personal y profesional del compositor. Gracias a los ingresos provenientes de las giras y de la publicación de sus obras, Dvorak pudo, al poco tiempo, comprarle a su pariente conde una porción de la villa, donde se instaló con una casa que se convertirá en su segundo hogar, para descansar de las giras y de Praga. Allí producirá un número importante de obras, entre las que sobresalen su ópera Rusalka, la segunda serie de las Danzas Eslavas, y las Sinfonías No 7 y No 8.

Sinfonía No 8 en Sol mayor, opus 88
Con su Octava Sinfonía, el compositor revela, una vez más, su pasión por la música popular eslava. En conjunción con un vigoroso lenguaje nacional, la obra presenta variados estados de ánimo, que van desde imágenes pastorales, danzas y marchas, hasta momentos altamente dramáticos. Adhiere a la estructura "clásica" de la sinfonía, con cuatro movimientos:

00       Allegro con brio
10:23  Adagio
21:46  Allegretto grazioso - Molto vivace
27:41  Allegro ma non troppo

La versión, impecable, es de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, de Chile, dirigida por José Luis Domínguez.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

4 comentarios :

  1. Estimado Dago, hermosa versión, es emocionante poder apreciar el entusiasmo, la alegría, con que estos chicos ejecutan esta obra maravillosa. Felicitaciones. oscar olavarria aqueveque (DPISANI en foroclasico.com)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Oscar. Sorprendente la oportunidad de tu comentario. Si recién publiqué el artículo ayer, cerca de la medianoche!! Incluso quedé con la sensación de que había que decir algo más, que se me podría ocurrir hoy... En fin, ya está, la música es lo que vale. Como ves, atendí a tu recomendación ¡al cabo de un año! Era de toda justicia incluir aquí la versión de estos jóvenes músicos chilenos. Casi me hicieron llorar estos niños compatriotas al oírlos hacer música a un nivel profesional extraordinario, y ver la alegría y frescor con que lo hacen. Bravo por ellos y por Domínguez. Y desde luego, gracias a ti por tu recomendación. Afectuosos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Great, I love it! Enjoy the week honey!

    Check my last post here!

    Follow each other? Let me know and I'll do the same:
    My blog | Bloglovin

    ♥‿♥

    ResponderEliminar
  4. Querido Dago, a mí me pasó exactamente lo mismo, me emocionó esta interpretación, hasta el punto que ya casi no escucho otra versión. No tienes por qué agradecerme, gracias a tí por tu deferencia en atender mi proposición.Un Abrazo Óscar (DPISANI en foroclasico.com)

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.