martes, 12 de mayo de 2015

Beethoven: Sonata No 1 - Opus 2 No 1



En 1793, a los 23 años, Beethoven había arrancado de Bonn para establecerse definitivamente en Viena, con el afán de aumentar sus conocimientos de la mano de los maestros más conspicuos de la época. Entre éstos descollaba Joseph Haydn quien, de paso por Bonn, se había ofrecido para aceptar al joven genio como discípulo en la capital del imperio, si alguna vez se aparecía por allá.

Pero el músico de los Esterházy y Beethoven no se llevaron bien. Sus temperamentos eran completamente opuestos. El viejo maestro reconoció que el joven Beethoven tenía genio, pero sugirió que quizá le vendría mejor más educación del espíritu que musical. Al escuchar sus primeras obras, le habría dicho:
"Tiene usted mucho talento, y progresará más en el futuro. Posee una gran inspiración y no sacrificará jamás un bello pensamiento a una regla tiránica, lo cual me parece razonable; pero sacrificará las reglas a su fantasía, pues me parece que usted es un hombre que tiene varias cabezas, varios corazones, varias almas. Creo que se descubrirá siempre en sus obras algo inesperado, insólito, sombrío, porque usted mismo es un poco sombrío y extraño, y el estilo del músico revela siempre al hombre".
Un joven Beethoven, en 1803
Frío, si bien agudo análisis de la personalidad de Beethoven. Frente a la sencillez de Haydn, el temperamento apasionado y a ratos violento de Beethoven tenía que chocar. El joven compositor se verá entonces forzado a buscar otros maestros. Tuvo varios (entre ellos, Salieri), aunque más tarde, al preguntársele de qué fuentes había bebido, solía responder, un poco ufano: "Soy alumno de Sócrates y de Jesucristo".

Sonata Opus 2 No 1
Con todo, las tres primeras sonatas para piano, agrupadas en el Opus 2, están dedicadas al primer maestro que tuvo en Viena, Joseph Haydn. Y con ellas se inaugura el sorprendente ciclo de las 32 sonatas para piano que escribirá a lo largo de su vida.
Publicada en 1796, la sonata No 1 del Opus 2, en fa menor, probablemente haya sido compuesta años antes, mientras el maestro todavía estaba en Bonn. Es claro que se trata de una pieza temprana, con influencias –y algo más– de Mozart y Haydn. Es su primera sonata para piano.

Movimientos
En el ciclo completo de sus 32 sonatas, Beethoven no siempre se sintió llamado a respetar la estructura vivaldiana de tres movimientos. Las hay con cuatro movimientos (12 sonatas), con tres (13) y con dos (7). Por ello, no sorprende que esta primera sonata conste de cuatro movimientos:
00       Allegro  El tema inicial, al parecer, está tomado del final de la Sinfonía No 40 de Mozart.
04:18  Adagio  El primer tema deriva del movimiento lento de un cuarteto, del mismo Beethoven.
09:54  Menuetto: Allegretto  Es el movimiento que Beethoven ha sumado a la estructura vivaldiana –un minueto–, y cuyo tempo está marcado allegretto.
13:41  Prestissimo  De tema inicial muy enérgico, sindica claramente al movimiento como el más "beethoveniano" de todos.

La versión es de Daniel Barenboim, durante su performance de la integral de las sonatas de Beethoven en la Staatsoper de Berlín, en los meses de junio y julio de 2006.


Amigo visitante:
Si te agradó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

2 comentarios :

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.