lunes, 27 de abril de 2015

Ravel: Concierto para piano en sol mayor



A fines de la década de los años treinta, sobrepasados los cincuenta años, Maurice Ravel se contaba entre los grandes músicos reconocidos internacionalmente.
En 1927 había concebido su obra más popular, el Bolero, que según se cuenta, podía escucharse en esos días silbado y tarareado por las calles. El año 1928 recorrió Canadá y Estados Unidos en aplaudida gira, recibiendo encargos de composición y conociendo a músicos americanos, entre ellos, Gershwin, quien le pidió que le diera lecciones, a lo que Ravel repuso que no había necesidad. Más bien al contrario, fue Ravel quien quedó prendado de los giros jazzísticos de la música del autor de Rhapsody in blue.

Ese mismo año recibió el doctorado honoris causa concedido por la Universidad de Oxford. Según cuenta el mismo Ravel, el deslumbrante tema inicial del Concierto para piano surgió mientras viajaba en tren de Oxford a Londres, no sabemos si en la oportunidad del doctorado o en alguna otra.
Al año siguiente tenía el concierto bastante avanzado, al punto de que pensó en estrenarlo durante una gira planeada para ese año. Pero la gira nunca llegó a realizarse. El compositor tenía ya 54 años y su salud comenzaba a resentirse.

Maurice Ravel (1875 - 1937)
Concierto para piano en sol mayor
El concierto estuvo terminado solo en noviembre de 1931 y no lo estrenó Ravel sino la célebre pianista y pedagoga francesa Marguerite Long (a quien está dedicado), durante un legendario concierto realizado el 14 de enero de 1932, con Ravel en la dirección de la Orquesta Lamoureux. El estreno fue todo un éxito y a las pocas semanas Ravel y Long emprendieron una gira por cerca de veinte ciudades europeas, cosechando el aplauso de todos los públicos.

Las armonías y lenguaje jazzísticos, que el compositor había conocido de primera mano en su gira americana, abundan en el primer y tercer movimientos, pero manteniendo estrictamente un carácter "raveliano" en el sentido de que no alcanzan a oírse como música traída de otros lares.

Movimientos
La obra se compone de tres secciones, en el tradicional esquema rápido - lento - rápido:
00       Allegramente
09:06  Adagio assai (en su conclusión, exige al intérprete mantener un interminable trino durante más de medio minuto)
18:52  Presto

La versión es de la inigualable pianista argentina Martha Argerich, acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional de la RAI dirigida por el maestro ruso Andrej Boreyko.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.