sábado, 14 de marzo de 2015

Mozart: Concierto para piano N° 12



A fines de 1782, Wolfgang Amadeus Mozart, de veintiséis años, había puesto pie firme en Viena, dispuesto a hacerse de un nombre como músico independiente, tras abandonar la corte de Salzburgo y a su odioso patrón Colloredo, a mediados del año anterior.
Desoyendo los consejos de su padre Leopold, también se había casado, con Constanze Weber, una chica algo enfermiza, seis años menor, que le dará seis hijos, de los que solo dos llegarán a la edad adulta.

De modo que se veía enfrentado a conquistar Viena, y a la vez, mantener a una familia, asegurando su salud y bienestar. La solución a tal apuesta vino a través de una fecunda producción de conciertos para piano, de los que Mozart fue intérprete y director, amén de productor del evento en que los daba a conocer.
Entre el otoño de 1782 y 1786 compuso la nada despreciable suma de quince conciertos para piano, ingente producción que comenzó con los conciertos Nos 11, 12, y 13, de fines de 1782, destinados a ser estrenados en la "temporada" 1783.

En carta a su padre, del 28 de diciembre de 1782, Mozart describe así el carácter de estas piezas:
"...son un justo medio entre lo demasiado fácil y lo demasiado difícil; son bastante brillantes, agradables al oído y de desenvolvimiento natural, sin llegar a ser triviales. De cuando en cuando, aparecen pasajes que sólo pueden apreciar los entendidos, pero estos pasajes están escritos de forma que aun los menos exigentes pueden quedar satisfechos, aunque no sepan por qué".
Concierto No 12, en La mayor, K 414
El segundo concierto de la serie señalada, el N° 12, es un trabajo liviano en el sentido de que está escrito para una orquesta de reducidas dimensiones. En consecuencia, podía ser también interpretado en una velada familiar por un teclado y cuarteto de cuerda, con lo que Mozart extendía el espectro de su potencial demanda tras su publicación y con ello la posibilidad de ver aumentados sus ingresos. Constanze saludó la idea.

Movimientos
Estructurado a la manera tradicional, movimientos rápido-lento-rápido, sus partes son:
00       Allegro
11:03  Andante (El tema principal está tomado de una obertura de Johann Christian Bach, amigo de infancia de Mozart a la vez que maestro).
19:35  Allegretto

La versión es del pianista y director ruso Vladimir Ashkenazy, en el papel de solista y director.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

3 comentarios :

  1. El movimiento lento de este concierto para piano lleva la escritura pianistica a un nuevo nivel de belleza y profundidad emotiva, desde que lo escuché me impresionó muchísimo y el final con las cuerdas cantando ese tema encantador es de una gracia indecible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir que en el último movimiento entran los violines con ese tema encantador.

      Eliminar
  2. Hola, Daniel: Gracias por tus comentarios. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.