lunes, 9 de febrero de 2015

Chopin: Berceuse - Canción de cuna



El verano de 1844 Chopin volvió a pasar la temporada en Nohant, en compañía de la Sand y sus hijos. Esta vez se les unió Ludwika Chopin, hermana mayor de Frédérik, a quien éste no veía desde su partida de Varsovia, hacía 14 años. Como de costumbre, se reanudaron los paseos y excursiones por la región, además de las veladas, luego de una jornada de gratificante trabajo.

Quien no pudo asistir en la ocasión fue la cantante Pauline Viardot-García, quien andaba de gira. En su representación, dejó con ellos a su pequeña hija, al cuidado de la Sand. Se especula que la pequeñuela haya podido ser la inspiración para la canción de cuna comenzada por Chopin ese año en Nohant (aunque resulta difícil imaginarse a Frédérik comprometido en arrumacos con un bebé).

La obra, terminada en 1844, fue publicada al año siguiente con dedicatoria a una persona muy querida por Chopin, su pupila y admiradora Elise Gavard, quien se constituirá en un gran apoyo luego de su ruptura con George Sand en 1847 y estará presente ante su lecho de muerte, dos años más tarde.

Berceuse opus 57 en re bemol mayor
La breve y sencilla pieza es la única canción de cuna que compuso Chopin. Pero ella le bastó para elevar la forma a una categoría superior de arte, de la que tomaron inspiración otros compositores, Liszt entre ellos. La obra toma la forma de tema y variaciones, con una línea melódica apoyada en la armonía más simple que pueda imaginarse: tónica y dominante, un basso obstinato que recorre toda la pieza, de principio a fin, encargado a la mano izquierda. Las variaciones son 14, con una dificultad que va en aumento hasta la parte central de la pieza para luego volver a la sencillez del principio.

La versión es de la pianista francesa Elizabet Sombart, quien tras agregar un par de detalles biográficos sobre Chopin, ilustra en el teclado la labor que realizará la mano izquierda, luego nos muestra el tema y la variación más compleja. Dicho todo esto, inicia su excelente performance en 1:50.


Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

3 comentarios :

  1. ¡Sublime! ¡Magnífico!

    ResponderEliminar
  2. Desconocía que Chopin hubiese compuesto más allá de "los nocturnos". Esta nana guarda su sello. Muchas gracias por la introducción.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Setefilla. Bueno, bastante más allá. Y gracias a ti por tus palabras.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.