miércoles, 14 de enero de 2015

Barrios-Mangoré: Un sueño en la floresta



Una de las principales desventajas en la composición e interpretación de música para guitarra clásica es la breve duración de la vibración de las cuerdas, lo que hace que los sonidos llevados por una melodía no sean lo suficientemente prolongados, al contrario de lo que un violín o cualquier instrumento de cuerda frotada es capaz de producir mediante el simple expediente de pasar toda la extensión del arco sobre la cuerda y, si hace falta, pasarlo de nuevo en la dirección contraria.

El trémolo
Este inconveniente de la guitarra clásica vino a solucionarlo la técnica del trémolo, nacida en el periodo romántico y que el compositor español Francisco Tárrega llevó a su clímax en la segunda mitad del s. XIX, dejándola plasmada hasta el fin de los tiempos en la popularísima obra Recuerdos de La Alhambra, compuesta en 1896.

La técnica, cuyo propósito es ampliar la duración de las notas que conforman la melodía, consiste básicamente en la repetición de una nota haciendo uso de los dedos anular, medio e índice, acompañados por el pulgar que lleva un bajo apoyado en las cuerdas más graves. La uniformidad y regularidad con que se pulsan las tres notas repetidas constituyen la clave para la producción de un trémolo exquisito.

Agustín Barrios-Mangoré (1885 - 1944)
Barrios-Mangoré
Tal como hiciera Tárrega para España en el siglo anterior, el compositor y guitarrista clásico paraguayo de origen guaraní, Agustín Barrios-Mangoré forjó en la primera mitad del s. XX una de las producciones guitarrísticas más amplias en el marco de Latinoamérica, aunando la tradición europea clásica con las melodías y ritmos de las formas musicales populares latinoamericanas.

Extraordinario guitarrista, hizo un acabado uso de la técnica del trémolo con breves obras como El último trémolo –que resultó ser su última composición–, y la que aquí se presenta, la algo más extensa Un sueño en la floresta, en excelente versión del artista de origen escocés, David Russell.


Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.