lunes, 15 de diciembre de 2014

Juventino Rosas: Vals "Sobre las olas"



Al momento de nacer José Juventino Policarpo Rosas Cadenas, en Santa Cruz, Guanajuato, la banda de la familia requería con urgencia un violinista. Con su padre en el arpa, su hermano Juan en la guitarra y su hermana Patrocinia encargada de la primera voz, los Rosas eran la banda del pueblo que amenizaba cuanta fiesta y celebración se realizaba en la ciudad, pero les hacía falta un instrumento que pudiera "cantar". De modo que el futuro músico y compositor mexicano Juventino Rosas llegó a este mundo, sin saberlo, con una misión: la de violinista.

Juventino Rosas (1868 - 1894)
El padre se entusiasmó con el talento que el muchachito comenzó a mostrar y se lo llevó consigo a la capital. Durante el día Juventino las oficiaba de campanero en una iglesia, y por las noches se unía junto a su padre y hermano a la banda Los Elvira, uno de tantos conjuntos que noche a noche recorrían las cantinas para amenizar la jarana o, ya de madrugada, para acompañar a algún enamorado pasado de tragos que necesitaba cantar loas a la amada.

Una noche se produjo un altercado. Originado quizá, en que la amada no respondió a la serenata, o bien a raíz de que la performance no satisfizo al borrachín. O las dos cosas. Como resultado de la trifulca, el padre y el hermano de Juventino caen muertos, a balazos. Juventino tenía entonces doce años. Huérfano, no le quedó más alternativa que tocar el violín en la calle a cambio de algunas monedas. En esa magia estaba cuando lo encontró un mecenas quien, admirado de su talento, lo inscribió en el Conservatorio.

Vals "Sobre las Olas"
Pero Juventino no durará mucho tiempo aprendiendo teoría musical. Al poco tiempo abandona. Va a componer sin escuela, a su aire, melodías bailables, las que terminan por encantar a las damas de sociedad. Y comienza a componer por encargo. Su mayor éxito será el vals "Sobre las olas", que se hará internacionalmente célebre, no así el propio Juventino, quien morirá en la miseria en Cuba durante una gira con una mediocre compañía de zarzuelas, sorprendentemente joven, cuando apenas tenía 26 años.

La versión es de la Orquesta Filarmónica de la UNAM, conducida por el director israelí Avi Ostrowsky.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

4 comentarios :

  1. Interesante sería saber cuales fueron las influencias temáticas, de un músico que aparenta ser un bárbaro en estas lides. Y que sin embargo produce una melodía tal.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anónimo: Eso es lo más sorprendente. Hasta donde se sabe, Juventino no fue más allá de los cursos de teoría y solfeo de quien se inicia en la música, lo que, desde luego, no capacita para componer nada. Y de temáticas, solo tuvo acceso a lo que escuchó en los pueblos, en sus calles y sus bares. Saludos, y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. lo primero que interpreté en violín siendo niña, hace muuuuchos años.....! Cuantos recuerdos, gracias.....

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mari: Felicitaciones, y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.