viernes, 19 de diciembre de 2014

György Ligeti: Dos estudios para piano



György Ligeti, uno de los compositores de vanguardia más importantes de la segunda mitad del siglo XX y cuyo nombre se hiciera ampliamente conocido luego de que Stanley Kubrick incluyera extractos de su obra en la banda sonora de la película 2001 Odisea del Espacio, se inició en el oficio de la música escribiendo sencillamente un vals. Tenía 14 años y hacía muy poco había comenzado a recibir sus primeras lecciones de piano, en una pequeña ciudad de la región de Transilvania, en Rumania.
La Segunda Guerra interrumpirá sus estudios.

György Ligeti (1923 - 2006)
Pero sobrevivió al holocausto (no así su padre y hermano). Terminada la guerra, Ligeti deberá enfrentar a las nuevas autoridades y tratará de crear un nuevo lenguaje musical de postguerra inmerso en una sociedad que vive aislada de las tendencias modernas occidentales. Luego del aplastamiento de la revolución húngara de 1956, huirá a Occidente, estableciéndose en Viena. Allí conocerá a Stockhausen y Pierre Boulez.

Pero los experimentos de los líderes de la vanguardia europea más bien lo desorientan. Siempre ha sido algo escéptico de la música electrónica y también del dodecafonismo. Al cabo de tres años en el círculo de Colonia, abandonará la senda electrónica para abocarse al estudio de una intrincada rítmica propuesta por el compositor mexicano de origen estadounidense, Conlon Nancarrow.

Estudios para piano
A partir de los años setenta, Ligeti sumó a su búsqueda el interés por los aspectos rítmicos de la música africana. En las décadas siguientes su obra verá acentuado el énfasis en la polirritmia, llevándolo a proponer complejísimas estructuras rítmicas de las que es acabada muestra su trilogía Etudes pour piano, tres libros que contienen cada uno entre seis y ocho estudios escritos entre 1985 y 2001, y que abundan en influencias tan diversas como el gamelán, los polirritmos africanos, Béla Bártok, Nancarrow desde luego, e incluso señalan una deuda con el pianista de jazz norteamericano Bill Evans.

La pianista Yuja Wang nos ofrece aquí el estudio N° 4, Fanfares, del Libro I y el estudio
N°4, Der Zauberlehrling (El aprendiz de brujo) del Libro II.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o sencillamente, lo recomiendas en Google con un sencillo click

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.