viernes, 21 de noviembre de 2014

L. Anderson: "La máquina de escribir"



Hijo de inmigrantes suecos, el compositor estadounidense Leroy Anderson hablaba nueve idiomas. Por ello, al comenzar la segunda guerra mundial fue reclutado por el ejército para desempeñarse como traductor e intérprete. Promovido prontamente al rango de capitán, fue asignado a la sección escandinava del Servicio de Inteligencia Militar del Pentágono. Al terminar la guerra le fue ofrecido el puesto de agregado militar en Suecia, pero Anderson declinó la oferta pues consideró que ya era tiempo de regresar al ejercicio de su vocación primera, la música.

Leroy Anderson (1908 - 1975)
Los comienzos
Después de obtener en 1930 un Master of Arts en música por la universidad de Harvard, había continuado estudios de doctorado y en 1936 compuesto su primera pieza, la que presentó a Arthur Fiedler, renombrado director de la Boston Pops Orchestra, agrupación especializada en música liviana y arreglos populares de música clásica.
La pieza, Jazz Pizzicato, encantó a Fiedler pero como apenas duraba 90 segundos solicitó a Anderson una composición adicional a fin de completar los tres minutos de grabación de un disco de 78 rpm de la época. Vivamente motivado, el compositor respondió sobre la marcha con los segundos faltantes: Jazz Legato. Fue el comienzo de su carrera de maestro miniaturista.

Maestro de las miniaturas
En 1952 Anderson era conocido en EEUU y Europa como un notable creador de chispeantes "miniaturas orquestales". Dos años más tarde, se atrevió con obras algo más extensas componiendo un concierto para piano que no recibió buena crítica. Anderson respondió señalando que la obra tenía indiscutibles méritos lo que no quería decir que no pudiera ser mejorada. Pero sus miniaturas seguían ganando en popularidad y en la década de los cincuenta se contaban por decenas las emisiones de televisión que incorporaban sus breves piezas como tema característico o cortina musical, The Syncopathed Clock entre ellas, compuesta en 1945 mientras se desempeñaba como oficial de inteligencia, y quizá, la que marcó su sello, una singular obra para máquina de escribir y orquesta.

La máquina de escribir (The Typewriter)
Con menos de dos minutos de duración, fue compuesta en 1950 y estrenada ese mismo año por la Boston Pops Orchestra. La pieza incorpora como instrumento solista una máquina de escribir, cuyo ejecutante no es un diestro dactilógrafo o su equivalente femenino sino uno de los percusionistas, un músico profesional cuya habilidad técnica y conocimientos lo capacitan para seguir las indicaciones que Anderson escribió para el "instrumento".

Miguel Roa dirige la agrupación española "Músicos para la paz". Solista: Alfredo Anaya.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.