lunes, 6 de octubre de 2014

Tárrega: "Capricho árabe" para guitarra



Francisco Tárrega, autor del celebérrimo trémolo Recuerdos de La Alhambra, sufrió en su infancia un accidente que dañó seriamente sus ojos, cuando ya daba ciertas muestras de talento musical. Su padre guitarrista, temiendo que más adelante el muchachito pudiera perder totalmente la vista y quedar baldado de por vida, decidió que el oficio de su hijo debía ser la música pues, ciego y todo, ésta le permitiría ganarse la vida. Yendo un paso más allá, para que la vida futura no le pareciera a Francisco tan ominosa, le hizo tomar clases con dos profesores no videntes, uno tras otro. Al cabo de unos años, el par de ciegos había cumplido a cabalidad su cometido.

Francisco Tárrega (1852 - 1909)
En Barcelona
De ahí en adelante lo tomó bajo su tutela un reconocido concertista en guitarra, de Barcelona, cuyas enseñanzas hicieron posible que Francisco Tárrega ingresara al Conservatorio de Madrid a los 22 años, a estudiar composición. También estudió piano, siguiendo las indicaciones de su padre, quien era consciente de las debilidades de la guitarra como instrumento concertístico.
Pero tras escucharlo tocar en una estupenda guitarra de concierto, su profesor de composición comprendió el potencial que el instrumento encerraba en las manos de Tárrega, animándole a que dedicara toda su atención a la guitarra y se olvidara del piano.

La guitarra clásica
Muy afortunada decisión. Francisco Tárrega es hoy reconocido por su inmenso aporte a la transformación de la guitarra clásica en instrumento solista y su incorporación a la sala de conciertos. A ese logro contribuyeron sus cerca de 80 composiciones para guitarra sola y más de cien transcripciones de piezas de compositores clásicos y románticos, originalmente para piano, en su mayor parte.
Entre las obras de su autoría más reconocidas, además de la popular Recuerdos de La Alhambra, destaca por su gracia y encanto la pequeña pieza Capricho Árabe, de 1880, una mirada candorosa a la época en que el sur de España se vio ocupado por los invasores moros, durante siete siglos.

La versión es de la joven guitarrista bielorrusa Tatyana Ryzhkova.



.......................................................................................................................

Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

5 comentarios :

  1. Hola, Jalex. Agradecido de tu paseo por el blog y todos tus comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias, Dago, por estas joyas musicales que tan generosamente nos ragala.

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias, Dago, por estas joyas musicales que tan generosamente nos ragala.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Maya: Veo que te diste un gran paseo por el blog. Muchas gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.