miércoles, 29 de octubre de 2014

Scriabin: Estudio Opus 8 N° 12



Visionario según algunos, o exquisitamente maníaco según otros, el místico compositor ruso Alexandr Scriabin emprendió en una etapa madura de su vida la tarea de crear una monumental obra multimedia, "una grandiosa síntesis religiosa de todas las artes que anunciaría el nacimiento de un nuevo mundo". Pensando en ello, escribió en su diario, en un momento de 1914, que le era imperativo vivir "tanto como fuera posible". Lamentablemente, el ambicioso proyecto, llamado "Misterio", nunca pudo concretarse pues Scriabin murió al año siguiente a causa de una septicemia provocada por la picadura de un miserable mosquito.

Alexandr Scriabin (1872 - 1915)
Compositor sin diploma
Veinte años antes, en 1892, terminados sus estudios en el Conservatorio de Moscú, Alexander Nicolaiévich Scriabin había dado muestras de rebeldía e independencia al abandonar el Conservatorio sin recibir su diploma debido a una desavenencia con su tutor, Anton Arenski, no obstante haber obtenido medalla de oro en el recital de graduación por su interpretación de la sonata opus 109 de Beethoven, innegable proeza si se considera que el joven pianista tenía dificultades para alcanzar en el teclado más allá de una octava debido a sus manos pequeñas.

Los doce Estudios del Opus 8
No mucho más tarde, en 1898, el Conservatorio le ofrecerá un puesto como profesor de piano, posición que Scriabin mantendrá hasta 1903. En el intertanto, decidió seguir la carrera de concertista. Para ello, se abocó a la producción de un repertorio propio, y en un lapso muy corto produjo los dos impromptus del opus 7, de 1892, y los doce Estudios del opus 8, de 1894. Aunque en la vena de los trabajos similares de Chopin y Liszt, los Estudios del Opus 8 muestran una alta sofisticación y anticipan el genio individual que el autor desplegará más tarde en sus composiciones posteriores.

En versión del gran maestro ruso Vladimir Horowitz, se presenta aquí el último de la serie y más popular, el estudio N° 12, que pese a su corta duración no le va en zaga a los más exigentes de los románticos ya señalados.


.................................................................................................
Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.