domingo, 19 de octubre de 2014

Fernando Sor: Introducción y variaciones sobre un tema de Mozart



Nacido en Barcelona en 1778 en el seno de una familia acomodada con tradición militar de larga data, Fernando Sor recibió de su padre la afición a la guitarra y a la ópera italiana, entusiasmo que se vio acrecentado al ingresar al coro del monasterio de Montserrat, a los once años, donde mostró grandes habilidades musicales. Pero más tarde debió enrolarse en la academia militar de Barcelona pues la familia no estaba dispuesta a que el legado militar se viese interrumpido por su afición a la música. Contra todo pronóstico, durante los cuatro años que permaneció allí tuvo tiempo libre suficiente para practicar la guitarra y ejercitarse en la composición.

Napoleón invade España
Antes de los veinte años, luego de componer su primera ópera, se largó a Madrid. Allí se desempeñó cumpliendo labores administrativas menores en organismos gubernamentales, mientras seguía componiendo, privadamente. En esa magia estaba cuando en marzo de 1808 Napoleón invadió España y Fernando VII debió ceder gentilmente la corona a José Bonaparte. Tras el motín de Aranjuez y el levantamiento del 2 de mayo, Sor vio surgir en él la vena nacionalista y combatió a los invasores con su música y canciones de encendido valor patriótico, sin embargo, para 1810 ya se había habituado a la presencia del nuevo régimen.

Fernando Sor (b. 1778 - 1839)
Sor, un "afrancesado"
Tras la completa derrota del ejército español, Sor aceptó un cargo administrativo bajo la férula de las nuevas autoridades, pues, como muchos españoles, pese a la ocupación, veía también en los ideales de la Revolución Francesa una oportunidad para la caída del absolutismo en su propia patria. Cuando las tropas francesas se retiraron derrotadas en 1814, Fernando Sor, junto a numerosos intelectuales españoles –los afrancesados–, partió con ellas a París. Nunca regresará a España.

Un compositor prolífico
Entre París, Londres y Moscú, desarrolló Sor un extensa y exitosa carrera como guitarrista y profesor. Si bien compuso música para diversos y variados conjuntos instrumentales, el compositor es recordado hoy principalmente como un guitarrista excepcional cuyo corpus de más de cien obras para el instrumento constituye en nuestros días una porción importante del repertorio "clásico" para guitarra de concierto. Entre sus piezas más populares, sobresalen sus Variaciones sobre un tema de Mozart.

Introducción y variaciones sobre un tema de Mozart
Publicada en 1821 y dedicada a su hermano Carlos, el material temático está tomado del final del primer acto de La Flauta Mágica, el aria Das klinget so Herrlich, que Sor gustaba traducir como O cara armonia. Una pieza de alta exigencia para el intérprete, está formada por una introducción y cinco variaciones.
La versión es de la excelente guitarrista croata Ana Vidovic.



........................................................................................................

Si te gustó el artículo compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.