miércoles, 3 de septiembre de 2014

Lecuona: "¡Y la negra bailaba!"



Ernesto Lecuona, el más grande compositor que la isla de Cuba haya entregado al mundo, estaba en lo más alto de su fama cuando su sencillo tema Siempre en mi corazón
–parte de la banda sonora de la película del mismo nombre– compitió estrechamente por un premio Oscar como mejor canción en 1942. No lo ganó pero poco le habrá importado al autor porque hacía más de diez años que su zarzuela Maria la O y la canción Siboney eran aplaudidas en el mundo entero.

Un compositor prolífico
Ernesto Lecuona (1895 - 1963)
Sin embargo, tales piezas, celebérrimas en su tiempo, son  una parte ínfima de la obra del compositor nacido en Guanabacoa, un suburbio de La Habana, en 1895. El versátil y prolífico creador de Malagueña es autor de alrededor de 400 canciones, 37 trabajos orquestales, once bandas sonoras de películas, numerosas zarzuelas, ballets, y hasta una ópera. A todo ello hay que sumar más de 170 piezas para piano solo.

Y es en esta última esfera donde Lecuona destaca hasta hoy con brillo vernáculo. Altamente valorado como intérprete de Liszt, Chopin, o Gershwin, el compositor cubano fue capaz de llevar hasta la sala de conciertos los ritmos afrocubanos que hasta fines del siglo XIX se hallaban ausentes de los escenarios tradicionales. Siguiendo la huella de Ignacio Cervantes y otros, Lecuona hizo posible que los motivos y ritmos locales ocuparan un espacio propio, señalando con su obra que Cuba y su música estaba, también, más allá de los muros de los salones elegantes de La Habana.

¡Y la negra bailaba! 
La producción de piezas para piano ocupó a Lecuona principalmente en las décadas de 1920 y 1930. De esos años son la eterna Comparsa y la insuperable joya rítmica ¡Y la negra bailaba! Esta última se presenta aquí en versión –solo audio– del maestro cubano Frank Fernández. Se inicia con dos compases a cargo sólo de la mano izquierda, característica común a muchas de las piezas pianísticas de Lecuona, lo que en un recital permitía identificarlas inmediatamente.
(Es de lamentar que las imágenes estén tan alejadas de "la negritud" y, más todavía, de la negritud bailando.)



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Quisiera saber si es que hay una letra de Y la negra bailaba! como lo hay de la comparsa por ejemplo? :)

    ResponderEliminar
  2. Buena pregunta. Creo que la hay (casi siempre es así), pero no estoy seguro. Habría que googlear. Muchas gracias por el interés. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.