miércoles, 6 de agosto de 2014

Jean Sibelius: Concierto para violín


Momento musical. Antonio Guzmán Capel
El compositor finlandés Jean Sibelius sufría de algo semejante a lo que hoy llamaríamos "pánico escénico". Su primer instrumento fue el violín, y sus primeras presentaciones cuando joven le hicieron abrigar la esperanza de convertirse en un virtuoso del instrumento. Y no iba mal encaminado, pues a los veinte años manejaba una técnica que le permitía abordar con bastante propiedad obras exigentes, digamos el Concierto de Mendelssohn, entre ellas.

Pero había comenzado a estudiar el instrumento de manera formal un poco tarde –a los quince años– y, demasiado consciente de ello quizá, manifestaba ante el público un cierto nerviosismo que le impedía manejar el arco con la soltura requerida. Debió entonces abandonar su sueño, renuncia dolorosa que en la madurez verá compensada por el reconocimiento universal a su obra como compositor.

Concierto para violín en re menor Op 47
Pero la renuncia no fue total. Antes de cumplir los cuarenta años, el compositor fue capaz de traspasar su íntimo conocimiento del violín a una obra nacida de su propia imaginación creadora, el Concierto para violín y orquesta en re menor, completado en 1903. Con Sibelius en la dirección, la obra se estrenó en Helsinki el 8 de febrero de 1904 aunque no logró cautivar al público, siendo recibida, más bien, fríamente.

Jean Sibelius (1865 - 1957)
Algo sorprendido pero no derrotado, Sibelius retiró la obra de los escenarios a fin de revisarla. En octubre del año siguiente Richard Strauss estrenaba la nueva versión, más corta, en Berlín. El gran público tampoco alcanzó a remecerse. Solo será en la década de los treinta, después que uno de los más notables violinistas del siglo veinte, el lituano Jascha Heifetz grabe la obra, cuando el concierto prenda en el gusto de las audiencias para convertirse en una de las obras más populares del romanticismo "nacionalista".

Alguna vez, el maestro Sibelius aconsejó a sus pupilos que jamás abusaran de la paciencia del público escribiendo largos pasajes orquestales. Sibelius, en la versión corregida siguió al pie de la letra su propio consejo: el violinista aborda el tema principal a los cuatro compases del allegro y no abandona el centro de la acción por toda la media hora que dura el concierto.

La versión es de la violinista estadounidense de ascendencia coreana Sarah Chang, acompañada por la Radio Philharmonic Orchestra de Holanda, conducida por el director holandés Jaap van Zweden.
Sus movimientos son:
Allegro Moderato / Adagio di molto - 17:23 / Allegro, ma non tanto - 25:13


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Muy bella la interpretación de Chang. Gracias por redactar estas introducciones a la música académica y poner ejemplos de gran calidad. Los que somos neófitos se lo agradecemos mucho, maestro Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Alejandro: Es lo que tratamos de hacer, siempre. Atraer al neófito, como tú dices. Gracias por el comentario. Y saludos al maestro Jorge.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.