miércoles, 23 de julio de 2014

Piazzolla: Gran Tango para cello y piano



La película protagonizada por Carlos Gardel, "El día que me quieras", de 1935, incluye una escena en que aparece un niño vendiendo periódicos. El muchachito, de doce años, no era actor. Era músico. Tres años llevaba practicando el bandoneón que su padre le había regalado al cumplir los nueve y no imaginaba entonces que habría de convertirse en una de las figuras musicales más grandes de Sudamérica y en un compositor importante entre aquellos surgidos en todo el orbe en el siglo veinte. Su nombre, Astor Piazzolla, nacido en Mar del Plata, en 1921.

La gira declinada
La familia Piazzolla se había trasladado de Buenos Aires a Nueva York en 1924 en busca de mejores aires. Allí el padre de Astor, también músico, conoció a Carlos Gardel y grabó con él algunos discos. Cuando, terminada la película, Gardel se aprontaba a iniciar en 1935 una ambiciosa gira por Sudamérica, invitó al joven Piazzolla a que lo acompañara. Por fortuna, el muchacho declinó la invitación, y salvó así su vida del accidente que se llevó la de Gardel.

Astor Piazzolla (1921 - 1990)
Regreso al terruño
En 1936 la familia regresó a Mar del Plata. Desde entonces hasta alrededor de 1950, Astor Piazzolla integró orquestas de tangos tocando el bandoneón pero sin abandonar sus estudios de piano y composición, comenzando a establecer nexos entre el tango como baile popular y su aproximación a la música docta que su profesor Alberto Ginastera se encargó de fortalecer haciéndole estudiar a Ravel, Bartok, y Stravinski, amén de jazz americano. Como resultado de todo esto, su pieza "Buenos Aires", de 1953, va a causar un primer pequeño revuelo en los círculos musicales bonaerenses por el uso del bandoneón en la orquesta sinfónica.

Gran Tango
Al año siguiente, el autor de Adiós Nonino ganó una beca para estudiar en París con la influyente pedagoga Nadia Boulanger. Fue ésta quien animó a Piazzolla a revitalizar el tango sobre la base de la formación clásica y jazzística que había adquirido. Una de las mejores muestras de los derroteros que tomó su música es la pieza de 1982, "Gran Tango", estrenada por el cellista a quien fue dirigida ocho años después de su composición pues antes de esa fecha, Mstislav Rostropovich jamás había oído hablar de Astor Piazzolla, quien, de bandoneonista en Buenos Aires, se había convertido hacía algún tiempo en el creador de un nuevo género, el tango sinfónico.

La versión es del cellista chino Adam Liu y el pianista norteamericano David A. Wehr.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.