viernes, 14 de febrero de 2014

Von Suppé: Caballería Ligera - Obertura



Como ocurrió con un buen número de músicos en el siglo XIX, el compositor austro-húngaro Franz von Suppé debió primero estudiar leyes para complacer a su padre, antes de tomar el accidentado camino de la música que, después de todo, no fue tal para el prolífico autor de cerca de treinta operetas y casi doscientas composiciones para variados géneros teatrales que fueron calurosamente aplaudidas por el público vienés durante casi medio siglo.

Tras la muerte de su progenitor en 1835, su madre, que no olvidaba que en su infancia el pequeño Franz se había revelado como una interesante promesa musical, lo llevó consigo a Viena, donde obtuvo un puesto ad-honorem como director orquestal en el Theater an der Josefstadt. En 1845 se trasladó al histórico Theater and der Wien, donde permaneció casi veinte años. Sus últimos años activos los pasó dirigiendo ballets y vodeviles en el Carltheater, en los suburbios de Viena.

Franz von Suppé (1819 - 1895)
Aunque enormemente reconocido en su época, Franz von Suppé es hoy recordado principalmente por un puñado de oberturas, entre las que sobresalen merecidamente Poeta y aldeano y tal vez la más célebre de todas, la obertura de Caballería Ligera, opereta en dos actos con libreto de Karl Costa estrenada en el Carltheater el 21 de marzo de 1866.
La obra cuenta la historia de amor entre Vilma, una bella joven huérfana criada por aldeanos húngaros, y Hermann, cuyo tío, el alcalde, también la pretende no obstante encontrarse Vilma en su cono de luz pasado. Sólo las ingeniosas artimañas de un grupo de húsares –la caballería ligera húngara– destacados en la villa, harán posible la feliz unión de los jóvenes amantes.

La opereta ya no se representa en nuestros días, pero del tema principal de la obertura se ha hecho uso casi abusivo para acompañar escenas de galope al rescate de algo en dibujos animados, shows televisivos y publicidad varia.

La versión es de la Filarmónica de Viena, conducida por el director austríaco Franz Welser-Möst, con ocasión del Concierto de Año Nuevo 2013.
Una majestuosa fanfarria da inicio a la obertura. La famosa tonadilla se escucha en el minuto 2:28.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

2 comentarios :

  1. No me queda claro a quién pertenece...el cono de luz pasado...

    ResponderEliminar
  2. Como que no queda claro. Está clarito que se refiere al cono de luz del alcalde pues. O talvéz no. Puede ser.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.