miércoles, 31 de julio de 2013

Beethoven, Pérez Prado y Miyagawa



Ciento cuarenta años después del estreno de la Quinta Sinfonía de Beethoven, tocó a la puerta de la casa del pianista y compositor cubano Pérez Prado, no el destino sino la musa que le inspiró la composición de su mambo N° 5.
En 1948, el arreglista cubano de treinta y dos años estaba en la cima de su fama y ya llevaba compuestos tal número de mambos y danzones que, cansado de inventarles títulos (Patricia, por ejemplo), había decidido, cuatro mambos atrás, simplemente numerarlos de ahí en adelante. Por eso, el disco de 78 revoluciones que salió a la venta al año siguiente, llevaba en una cara una pieza titulada con su última ocurrencia, Qué rico el mambo, y en la otra –con igual número que la Quinta– el popular mambo N° 5.

Dámaso Pérez Prado (1916 - 1989)
Los cubanos y el mundo bailaron durante veinte años al ritmo de ese mambo y otros, lo mismo con número de opus como sin él, hasta que el entusiasmo por el mambo comenzó a decaer para dar paso a otros ritmos, como por ejemplo la salsa, a fines de los setenta. Justamente por esos años, al otro lado del globo daba sus primeros pasos el futuro director y pianista japonés Akira Miyagawa, también arreglista, quien con el ánimo de difundir la música clásica comenzó a urdir arreglos impresionantes de piezas clásicas, haciéndolas amigables para quienes no muestran una disposición natural hacia "la música seria".

Akira Miyagawa (1961 - )
Recientemente, junto a una orquesta de jovencísimos músicos, Akira  decidió pedir prestados a Beethoven y Pérez Prado, algunos compases de su respectiva obra cumbre para "componer" un híbrido sorprendente.

El resultado de este singular propósito se muestra en un video en el que Akira nos invita a transitar sin pausa desde el ominoso motivo inicial de cuatro notas del allegro de la Quinta Sinfonía del maestro de Bonn ("el destino que golpea a tu puerta") a la alegría y goce de la vida que supone la música caribeña, más precisamente, cubana, del cien veces citado –en el cine y la TV– mambo N° 5.

No sé cómo habría reaccionado Beethoven. Quiero creer que hubiese sonreído, pese a lo gruñón y malhumorado que andaba en sus últimos años.


.......................................................................................................................................


Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie Cuentos para Músicos, de la que es autor el escribidor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

5 comentarios :

  1. Buena, esta si que es música, no como las otras cosas que salen en este blog.

    Yo

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda a lo que hizo en su dia Ernesto Acher mezclando la Novena Sinfonía de Beethoven con el Let it be de The Beatles.
    https://www.youtube.com/watch?v=SaBdfZons8g

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aceysele. Gracias por el dato. Sólo sé que alguna vez Les Luthiers cantaron Freud en vez de Freunds (o como sea, "amigos"). Debe ser ahí, donde dices. Lo veré ya. Gracias por el dato otra vez, y por dejar tu comentario aquí.

      Eliminar
  3. Creo que se hubiese reido, era grave, pero musico al fin.
    Lo encuentro ideal para iniciarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Jaimito. Ideal para iniciarse. Queda patente que lo popular y lo "clásico" no pueden andar muy lejos uno de otro. Y sí, quizá se hubiese reído. Gracias por dejar tu comentario aquí.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.