viernes, 14 de junio de 2013

Haendel: "Aleluya" del oratorio El Mesías



Luego de reunir textos escogidos de la Biblia y de pergeñar unos cuantos salmos por aquí y por allá, el hacendado inglés Charles Jennens envió en julio de 1741 un libreto de su autoría al compositor de óperas alemán asentado en Londres, Georg Friedrich Haendel, para que compusiera en base a él un oratorio en inglés: un canto y una reflexión sobre la relación entre el hombre y Dios, y que, de pasada, abordara el misterio de la Redención.
No era la primera vez que el rico hacendado colaboraba con Haendel, pero esta vez tenía una confianza enorme en el éxito de la empresa. Y así se lo hace saber a un amigo: "Espero que [Haendel] despliegue aquí todo su genio y habilidades. La composición debiera superar todos sus trabajos anteriores ya que el tema aventaja a cualquier otro. El tema es El Mesías."

Cuatro años antes, Haendel había tenido que hacer frente al fracaso de su tercer emprendimiento como compositor-empresario. Todavía escribió algunas óperas italianas, pero aconsejado por amigos y conocidos ya venía poniendo alguna distancia con el género lírico italiano y adentrándose en el campo del oratorio en lengua inglesa, de modo que el libreto que recibió de Jennens le vino como anillo al dedo.

Georg Friedrich Haendel (1685 - 1759)
Según sus propias notas, el compositor comenzó a trabajar en el oratorio El Mesías el 22 de agosto de 1741 y veinticuatro días más tarde lo tenía terminado. Sin embargo, el oratorio más célebre de Haendel no se pudo estrenar en Londres con su título original, y tuvo que esperar a que el compositor viajara a Irlanda para ser estrenado en 1742 en el New Music Hall de Dublín como función benéfica en favor de presidiarios diversos y enfermos de toda índole.

A su regreso a Londres, a fin de paliar las críticas surgidas por el uso de un tema sacro en un entorno que poco y nada tenía que ver con la liturgia, el título hubo de ser cambiado por el de Sacred Drama. Su recepción, si bien cálida, estuvo muy lejos de despertar el fervor que alcanzará años más tarde.

El coro Aleluya
El oratorio está compuesto de tres secciones, en que se alternan coros, recitativos y arias. El célebre coro Aleluya, que el autor ya había utilizado en versiones menos elaboradas en dos composiciones anteriores, se canta al final de la segunda parte.
Si bien el oratorio no constituye propiamente una historia sagrada, se acostumbra representarlo para Semana Santa, o Navidad. No es el caso del video que aquí se presenta, en que la agrupación coral canadiense Niagara Chorus irrumpe un día cualquiera de noviembre –flashmob mediante– en un centro de comidas para sorprender con música del mil setecientos a las decenas de despreocupados parroquianos que disfrutan de sus contemporáneas hamburgers y french fries.



Amigo visitante:
Si te agradó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

20 comentarios :

  1. Maravilloso, simplemente maravilloso.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Jorge: Así es. Muchas gracias por dejar aquí tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Cómo me gustaría un día ir a comer y encontrarme con esta absoluta maravilla.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Francisco Javier: Lo mismo digo. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Solo se puede llorar de ale-luya...

    ResponderEliminar
  6. Hola, Anónimo: Gracias por dejar tu comentario aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Impresiona cómo une la música. Cada mesa era un mundo y al final están todos los presentes en el mismo punto. Impresionante. Me habría encantado estar presente

    ResponderEliminar
  8. Hola, Isabel: Lo mismo dije cuando lo vi, y lo mismo digo ahora: me habría gustado estar allí. Saludos y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Carmen: Gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Eectivamente, siempre que la oigo no puedo evitar cantarla (bueno, algo parecido...) y que me corran abundantemente las lágrimas por las mejillas, irrefrenables (me ha pasado incluso en público y no solo con esta maravilla, pero esta es especialísima)

    ResponderEliminar
  11. Hola, Miguel: Parece que así nos pasa a todos. Y lo más increíble es que la música se escribió hace casi 300 años... Un saludo y muchas gracias por dejar aquí tan emotivo comentario.

    ResponderEliminar
  12. Increíblemente emocionante y con los ojos húmedos por la emoción...porque no me encuentro con esas maravillas? Me encanta esta música como el increíble violín de Paganini y tantos otros maestros, me deleito escuchándolos. mil gracias por publicarlo!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola, compatriota: Muchas gracias por tan emotivo comentario. Te saluda, Dago de Chile.

    ResponderEliminar
  14. Me sorprendió todo: el lugar donde cantan, las expresiones del público sobre todo los niños. Y a llorar de alegría. Soy muy sencible a tanta belleza junta. Gracias

    ResponderEliminar
  15. Hola, Maria Rocelia: Sí. Es sorprendente que lo hayan hecho en un local de comida, y rápida. El contraste se hizo mucho mayor aún. Saludos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  16. Genial Haendel! Es sorprendente la historia de cómo compuso El Mesías y que, finalmente, pronunciara estas palabras: “Será siempre para los enfermos y para los presos, pues he sido un enfermo y con ella me he curado; y fui un preso, y ella me liberó“.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Hola, Haendel: Eres fan del maestro, supongo. Excelente aporte!! Muchas gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Solo puedo decir que en este momento estoy levitando. Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Hola, María Teresa: Muy bien, pues. Me alegro de que hayas llegado tan alto. Saludos y muchas gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.