martes, 30 de abril de 2013

Vivaldi: Concierto para guitarra y cuerdas



Vivaldi en la Plaza San Marcos
Para llevar la vida que todos quisiéramos, en el siglo XVIII también había que hacer algunos malabares.
Nacido en Venecia como primogénito de un matrimonio de mercaderes venecianos, Antonio Vivaldi se asomó al mundo en un momento en que el monopolio comercial veneciano de la venta de especias, mercancías y esclavos, comenzaba a desmoronarse a raíz del surgimiento de rutas alternativas a la "ruta de la seda" establecida en el Alto Medioevo y que comunicaba China y Europa, con Venecia como su único intermediario mercantil.

En esas circunstancias, las familias de mercaderes venecianos se vieron en la obligación de fomentar en sus hijos la inclinación por la práctica de algún instrumento musical, o el desarrollo de cualquier talento artístico, con la finalidad de atraer a la ciudad a las aristocracias europeas y establecer así nuevas alianzas comerciales. En relativamente pocos años, Venecia dejó de ser un feudo de mercaderes que por tradición despreciaba el arte en todas sus formas por ser una actividad poco rentable, para transformarse en una capital cultural renacentista, y cosmopolita, la primera ciudad turística de la Historia.

Antonio Lucio Vivaldi (1678 - 1841)
El padre de Antonio, ante las crecientes deudas de la familia, optó por enseñar a su hijo lo poco que había aprendido cuando, años atrás, también se había desempeñado como músico, a propósito de similares carencias. A todo esto, la Plaza de San Marcos se había convertido en una nueva plaza pública donde los artistas mostraban sus propuestas.
Allí, en ese bisoño escenario, el pequeño músico Antonio Vivaldi hizo sus primeras armas en el dominio del violín, aprovechando de llevar a casa algunas monedas fruto de su esfuerzo. Al poco tiempo, se le unió su padre. Testimonios de la época razonablemente confiables señalan que el dúo padre-hijo hacía las delicias de los adelantados turistas, sobresaliendo el pequeño Antonio por su habilidad para crear bellas melodías capaces de evocar los más diversos estados de ánimo.


Concierto para guitarra y cuerdas
Aunque se ha dicho con razón que el auge del concierto en la época barroca se debió en gran parte a los enormes progresos del siglo XVII en el arte de la construcción de violines, el maestro Vivaldi no siempre confió a un violín sus trabajos para solista y orquesta. Es el caso del concierto que aquí se presenta, donde el instrumento solista es la guitarra, si bien fue escrito originalmente para laúd.
Estas primeras manifestaciones de lo que será más tarde el recurrido y celebrado "concierto para solista y orquesta" de los siglos posteriores, son de escasísima duración. La obra completa dura apenas diez minutos. Con todo, poseen tres movimientos, que inauguran el tradicional esquema: rápido - lento - rápido. El segundo movimiento, largo, es el más popular y reconocible (3:44).
La versión es del maestro John Williams, acompañado de la Orquesta Sinfónica de Sevilla.

.......................................................................................................................
Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

4 comentarios :

  1. Me encanta Vivaldi,y este concierto es uno de mis preferidos¡¡gracias amigo por compartirlo un abrazo Gaby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gaby. Le apunté, entonces. Gracias por dejar aquí tu comentario.

      Eliminar
  2. excelente obra de vivaldi la escogida. El segundo movimiento es realmente sublime.
    no dejan de llamar la atencion la interpretacion
    del concierto y las variaciones que introduce la guitarrista a la pieza original
    y tampoco la gran belleza de una de las
    violinistas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo. Es cierto, se escucha algo distinto de la idea, o del recuerdo, que uno tenía de la pieza.
      No entiendo cómo fue que no me percaté de esa belleza. Tendré que poner más atención.
      Saludos y gracias por el comentario.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.