lunes, 22 de abril de 2013

Robert Schumann: Concierto para piano



"¿Y usted, también es músico?"
El 12 de septiembre de 1840, gracias a su fidelidad y tenacidad, la epopeya de los enamorados Robert y Clara Schumann concluyó felizmente. Ese día contrajeron el sagrado vínculo en la pequeña iglesia de Schönefeld, próxima a Leipzig. Al año siguiente Robert escribió dos sinfonías de puro contento, nació la primera hija del matrimonio y el compositor escribió los esbozos de lo que más tarde se convertiría en su concierto para piano en La menor.

R. Schumann (1810 - 1856)
Pese a que su catálogo de composiciones crecía día a día, Robert Schumann no obtenía aún el reconocimiento del gran público. Por su parte, Clara no paraba de trabajar ofreciendo recitales por toda Europa, ocasiones, en que, por cierto, daba a conocer las obras de su marido.
En 1842, Robert decidió acompañar a Clara a un recital en Weimar, adonde la célebre pianista idolatrada por el público había sido invitada. Fue la primera vez que el esposo de Clara hubo de responder a la pregunta que encabeza este artículo.


C. Schumann (1819 - 1896)
La interrogante, hecha más por cortesía que −para peor− por genuina inquietud, se hizo habitual y comenzó a incomodar a Robert. De modo que cuando, algo después, Copenhague reclamó la presencia de Clara para una gira de dos meses recorriendo toda Dinamarca, Robert prefirió restarse y Clara emprendió el viaje sola.

A su regreso, notó las relaciones algo tensas y, como ocurriría con frecuencia, ambos tuvieron que dar mucho de sí para lograr la reconciliación que, por fortuna, la vida nunca les negó.


Concierto para piano en La mayor
En 1845, Robert Schumann retomó los bocetos de 1841, en principio una fantasía para piano y orquesta de un solo movimiento, y vio que eran buenos. Agregó dos movimientos al proyecto de fantasía y así construyó su primer y único concierto para piano, estrenado, como era de esperarse, por la brillante Clara el 1 de enero de 1846, en Leipzig.

La versión es de la estupenda pianista georgiana Khatia Buniatishvili, acompañada por la Orquesta Sinfónica de la Radio Frankfurt, dirigida por Paavo Järvi, en una presentación ofrecida en la localidad alemana de Wiesbaden, agosto de 2012. Al final, Khatia nos regala como bis, el Sueño de Amor N° 3, de Liszt, cuestión de la que no tenía idea cuando escogí el video. Guía de audición:


El concierto dura aproximadamente 30 minutos y está estructurado en tres movimientos. Schumann, al igual que Mendelssohn, tendió a conectar entre sí los movimientos de algunas de sus obras. En este caso, el segundo movimiento enlaza con el tercero sin interrupción. Las intervenciones del piano solista son difíciles y elaboradas pero, como de costumbre en Schumann, nunca llegan a convertirse en exhibiciones huérfanas de sentido musical o en pasajes de puro lucimiento.

Movimientos
Allegro affettuoso. El piano entra en acción simultáneamente con la orquesta, presentando el primer tema, que después repite el piano solo, permitiéndonos percibir el intenso aroma chopiniano del motivo. Un segundo tema incluye hermosos pasajes para el piano solo, interrumpidos por bellas intervenciones del clarinete. Al final, luego de un furioso pasaje de acordes tomados a gran velocidad, Khatia ataca con la mano izquierda el tema inicial mientras sobre el mismo hace sonar un prolongado trino con la derecha, lo que conduce a una coda final que cierra brillantemente el movimiento.

Intermezzo - andantino grazioso (15:45) Vuelve el mundo chopiniano, representado por un hermoso fraseo del piano, acompañado de un sereno trasfondo orquestal. Después, los cellos recogen una variante de la melodía y el piano ornamenta con arpegios. Una alusión al primer tema del primer movimiento sirve de puente para abordar la ejecución del tercero, sin interrupción.

Allegro vivace (20:55) Sustentado en dos temas brillantes, sincopados, el piano recorre casi sin reposo una amplia extensión del teclado. Antes del final, Khatia repite la gracia del prolongado trino. Una coda basada en el primer tema, conducirá a un brillante final.

.......................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

2 comentarios :

  1. Pese a sus problemas de salud, que lo acompañaron desde su niñez, Schumann, fue capaz de regalarnos este famoso concierto. Su mujer, Clara,llevó este concierto a toda Europa como solista. Gracias a los dos por hacernos llegar este concierto

    ResponderEliminar
  2. Hola, Pedro: Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.