viernes, 5 de abril de 2013

Jarré: "Lawrence de Arabia"




Maurice Jarre: un compositor de película

Lejos estuvo Maurice Jarre de ser un niño prodigio, pues su interés por la música le vino algo tardíamente. Poco antes de cumplir los veinte años descubrió que le gustaba la música y que con ella podía hacer una carrera. Y como todo compositor que se respete, niño prodigio o no, debió enfrentar y superar la oposición de su familia para entrar al Conservatorio de París, donde estudió composición, armonía y percusión.

Debutó como músico recién a los 22 años en compañía del compositor y director de orquesta Pierre Boulez, con éste en el piano y Maurice en las "ondas Martenot", instrumento electrónico inventado en 1928 por el compositor e ingeniero francés Maurice Martenot. Cinco años más tarde, el director de cine Georges Franju le solicitará componer la banda sonora de un documental de 23 minutos, Hotel des Invalides, que si no lo lanzó a la fama, contribuyó a forjarle un nombre como compositor de música para películas. Le seguirán otros dos filmes más en comunión con Franju, el último en 1960 para su película más recordada, Los ojos sin rostro.

Maurice Jarre (1924 - 2009)
Al año siguiente, la carrera de Maurice dará un vuelco espectacular. El productor polaco Sam Spiegel lo comprometió para componer la banda sonora de una película de David Lean que resultó ser, ni más ni menos, que Lawrence de Arabia, filme épico que cuenta la historia del curioso héroe inglés Thomas Edward Lawrence, que desde su cargo de oficial de inteligencia lideró la revuelta árabe contra los turcos durante la primera guerra mundial.

Su participación le valió un Oscar y luego vino un segundo trabajo con Lean, Doctor Zhivago. De ahí en adelante, va a componer la banda sonora de todas las películas de David Lean, haciéndose merecedor de otros dos Oscar.
Hasta su muerte en 2009, Maurice Jarre colaboró como compositor de la banda sonora en innumerables filmes, entre los que destacan, por nombrar algunos, El coleccionista, de William Wilder, Jesús de Nazareth, de Zefirelli, y El tambor de hojalata, ésta última, de 1979. En los ochenta, utilizando medios electrónicos escribió la partitura completa para la película El año que vivimos en peligro.

En opinión del compositor estadounidense Aaron Copland, la música compuesta para películas constituye un nuevo medio musical capaz de ejercer una fascinación que le es propia. No se contrapone a la música de concierto, sinfónica o de cámara sino que constituye sin más una nueva forma de música dramática, como tradicionalmente lo fue, y lo sigue siendo, la escrita para la ópera, el ballet o el teatro. Copland cierra el capítulo correspondiente de su notable trabajo de divulgación Cómo escuchar la música con esta llamativa sugerencia al lector:
"La próxima vez que vayas al cine, no dejes de ponerte del lado del compositor".

Se presenta aquí un extracto de la obra completa (recordemos que la película dura casi cuatro horas) en versión de la Royal Philarmonic Orchestra bajo la dirección de su autor, Maurice Jarré.


...............................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para músicos", de la que es autor el redactor de este blog.


Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

2 comentarios :

  1. ¿Sabes donde puedo encontrar toda la música de ''Lawrence de Arabia?, he oído sólo fragmentos en Youtube u otros sitios y es mi película favorita.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Isabel: Pa serte franco, no tengo idea. Pero supongo que bastará con "googlear". Saludos, me alegro de que sea tu película favorita, y que yo haya hablado de ella, o de su música.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.