martes, 23 de abril de 2013

Chopin, Horowitz, Polonesa "Heroica"



No obstante tratarse de una danza popular polaca, Fréderic Chopin no fue el primero en escribir "polonesas". Antes de él, escribieron piezas "en ritmo de polonesa", Bach, Telemann, Mozart y Schubert. Y después de él, Mussorgski y Tchaikovski. En simultaneidad con Chopin, también escribieron polonesas Liszt y Schumann. Pero de todas las "polonesas clásicas", las de Chopin son las más célebres, tal vez porque Frédéric, además de ser polaco, adquirió a lo largo de su vida gran destreza en su composición, habida cuenta de que su primera obra, escrita cuando tenía siete años, fue precisamente una polonesa.

La polonesa en La bemol mayor opus 53, denominada "Heroica" −en modo alguno por Chopin sino por alguno de sus editores− fue escrita en 1836 y publicada en 1843. La fecha de su composición puede darse por segura puesto que se conserva una copia autógrafa del 12 de septiembre de 1836, copia que Frédéric ofrendó a una joven Clara Wieck a su paso por Leipzig, y sobre la que estampó de su puño y letra, las palabras: "de su admirador", como regalo de cumpleaños quizá porque Clarita cumplía diecisiete años al día siguiente.


Según cuenta la leyenda, en una ocasión en que interpretaba la obra en presencia de unos amigos, Chopin se detuvo, impetuoso, en el fragmento en octavas de la mano izquierda (3:24), fascinado por la evocación de los ejércitos que avanzaban hacia Polonia, en pos de su liberación. Pero la anécdota es dudosa, pues quienes alguna vez le escucharon aseguran que Frédéric economizaba hasta el extremo los dos "crescendo" en octavas, partiendo de un mezzoforte a un forte sin demasiada bravura, debido tanto a la fidelidad a su estética como a su debilidad física.

La versión es de uno de los más grandes pianistas del siglo veinte, el maestro ruso Vladimir Horowitz, nacido en Kiev en 1903 y fallecido en Nueva York en 1989. Su primera presentación pública fuera de la naciente Unión Soviética fue en Berlín en 1925. Luego tocó en París, Londres y Nueva York, y de ahí no se movió. Se quedó en Occidente hasta el año 1986, cuando regresó a la −esta vez− desfalleciente Unión Soviética para dar un recital en el Conservatorio de Moscú, ante un auditorio repleto de bote en bote.
El video, al parecer, está grabado en una de las salas de concierto del Musikverein, en Viena. Es posterior al recital en Moscú, y el maestro ruso tendría al menos 84 años.

.......................................................................................................................................


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

7 comentarios :

  1. Muito linda. é uma melodia que eu ouvia sempre a lado de minha mãe. Linda demais

    ResponderEliminar
  2. Hola, Rafael. Me alegro de que así haya sido. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Interesante e importante, esa forma de poner en contacto la información, atraves de la breve reseñas tanto del autor como del interprete de la obra.

    ResponderEliminar
  4. Interesante e importante, esa forma de poner en contacto la información, atraves de la breve reseñas tanto del autor como del interprete de la obra.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Felipe: Es lo que pretendíamos. Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Eneida: Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.