jueves, 28 de marzo de 2013

Arturo Márquez: Danzón N° 2



Tal como Erik Satie lo hizo en su tiempo (Tres piezas en forma de pera), el compositor mexicano Arturo Márquez Navarro acostumbra divertirse con los títulos de sus obras. Como muestra están su Leyenda de Miliano, simpático nombre para titular una pieza que rinde homenaje a Emiliano Zapata, y La Pasión según Marcos (por el subcomandante, supongo).

Arturo Márquez 
Nacido en Sonora, México, en 1950, Arturo Márquez llegó a Los Angeles, California, en 1960, de la mano de sus padres pues de otro modo no habría llegado. Allí forjó sus primeros lazos con la música y a los dieciséis años ya había escrito sus primeras piezas. Hoy es un autor reconocido internacionalmente, cuya obra muestra variedad, riqueza y un oficio indiscutible, producto de su vasto caminar por variados senderos musicales: primero fue el piano, el violín y el trombón, luego el jazz y el rock; a todo ello sumó una educación musical en Francia y en el Instituto de las Artes de California.

Como estudioso y conocedor de la música popular de México, ha sabido incorporar su esencia en sus obras sinfónicas sin caer en alusiones nacionalistas ni "folklóricas". Su obra más popular es el Danzón N° 2, cuya inspiración le vino luego de realizar un viaje a Malinanco, al sur del Estado de México, en compañía de una pareja amiga, apasionados amantes del danzón.
"A partir de estas experiencias empiezo a aprender sus ritmos, su forma y sus contornos melódicos a base de escuchar las viejas grabaciones de Acerina y su Danzonera, y dentro de mi fascinación capto que la aparente ligereza del danzón es solo una carta de presentación para una música llena de sensualidad y rigor cualitativo que nuestros viejos mexicanos siguen viviendo con nostalgia y júbilo como escape hacia su mundo emocional, el cual afortunadamente aún podemos ver en el abrazo que se dan música y baile en Veracruz y en los salones de la ciudad de México. El Danzón N° 2 es un tributo a ese medio que lo nutre".
La versión es de la Orquesta Filarmónica de Las Américas, conducida por su fundadora y directora artística, Alondra de la Parra, nacida en Nueva York en 1980.


El Danzón 
Es un ritmo y un baile de origen cubano creado por el compositor matancero Miguel Failde, por allá por 1879, nacido de otro género cubano, la danza, una variación de la contradanza española. En Cuba se interpreta con instrumentos de viento, flauta, violines, timbales y percusión cubana.
El danzón llegó a México alrededor de 1890, alojándose primero en Yucatán, y extendiéndose después a otras zonas. Muy poco después, gozaba de gran popularidad en México, gracias a la afluencia de músicos cubanos como la Orquesta Aragón, Benny Moré y Acerina y su Danzonera.

........................................................................................................................................


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

9 comentarios :

  1. ;)
    http://enclavedesil.blogspot.com.es/2012/09/danzon-no-2.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sil. Volvimos a "coincidir". Saludos.

      Eliminar
  2. Me encanta esta pieza. Se te va todo el cuerpo con su ritmo ;)

    ResponderEliminar
  3. Este Danzón es fascinante. El sonido tan delicado con el que comienza y la manera de ir anexando más instrumentos y con una potencia magnifica. En realidad es deleitante.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Anónimo. Excelente tu comentario. Gracias por dejar tus impresiones aquí. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias a la TV y un concierto en Film&Arts descubrí este Danzón No. 2 dirigido por Gustavo Dudamel, maravilloso conductor. Quedé fascinada con la música, el ritmo, los sonidos que transportan a los paisajes de nuestra castigada América Latina o Ibero América. Soy muy mayor, melómana apasionada de la música grande y de la´ópera, y el Danzón me ha subyugado. Vi también la versión de la O.F. de Jalisco dirigida por el Maestro Márquez, el compositor, con bailarines: preciosa! Seguiría contando mis impresiones pero ya está bien. Gracias por darme este espacio y los saludo desde Córdoba en la Argentina. Amelia Sabin Paz.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Amelia: Nada mejor para el autor de este blog (que también es mayorcito) que enterarse de que quienes lo visitan puedan sentirse llamados a contar sus propias experiencias. Así que podrías haber continuado, con toda libertad...
    Mi primera intención fue poner aquí la versión de Dudamel, pero me decidí por ésta porque muy pocas veces se ve a una mujer oficiando de directora.
    Muchas gracias por tu valioso comentario. Saludos a Córdoba, desde Chile.

    ResponderEliminar
  7. Desde que escuché este danzón me di cuenta que es una manera de que permanezca vigente, pues en la actualidad, al menos en México se asocia con el gusto de personas mayores. Como latinoamericano creo que los danzones de Márquez, al igual que las interpretaciones del mambo de Pérez Prado con orquestas sinfónicas son elegantes y alegres.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Anónimo: Te cuento que en Chile viví la grata experiencia de ver saludado el danzón con vítores, vivas, zapateos y afines, que provenían de la galería, repleta de gente joven. Fue sorprendente y estimulante. Gracias por tu comentario, un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.