domingo, 9 de septiembre de 2012

Haendel: Suite en re menor - Sarabanda



La familia del compositor alemán Georg Friedrich Haendel no contaba con ninguna tradición musical. Es más, su padre se ganaba la vida cortando el pelo y arreglando barbas, oficio que combinaba hábilmente con la práctica de la cirugía, cuando, según las costumbres de la época, era requerida su ciencia.
Sin embargo, ello no impidió al barbero-cirujano observar tempranamente las manifestaciones del talento de su hijo, quien, a los 17 años, se convirtió en el organista de Halle, su ciudad natal, luego que el organista Zachow le transmitiera todo lo que sabía en las únicas clases a las que asistió en su vida.

Contrariamente a la práctica habitual de la época, George Friedrich Haendel no fue un músico que dependiera económicamente de un príncipe o de una alta jerarquía eclesiástica. Por el contrario, a lo largo de su existencia mantuvo un completo dominio sobre su quehacer artístico, organizando sus propias actividades musicales. Fue un emprendedor del siglo XVIII, un empresario de la música, si bien nunca rechazó el apoyo –con mesadas que a veces hubo que negociar– de los monarcas que frecuentó.

Georg Friedrich Haendel (1685 - 1759)
Después de hacerse un nombre en Roma, Nápoles y Hannover, viajó a Inglaterra, donde se radicó, participando en tres sociedades musicales, ora como director musical, o accionista, o derechamente como único socio y director, dedicado a la composición y representación de óperas y oratorios, destacándose entre estos últimos, El Mesías, su obra maestra.
Cosechó éxitos y fracasos, más de los últimos que de los primeros, y aún así, forjó una vida de provechoso buen pasar, al punto que Bach intentó conocerlo, varias veces, para que le contara cómo se hacía.

George Friedrich no se casó nunca, aunque tuvo la oportunidad de hacerlo cuando tenía 18 años. El anciano Buxtehude dejaba su cargo de organista en Hamburgo y decidió que su sucesor debía también hacerse cargo de su hija, ya bastante mayorcita, desposándola. Haendel rechazó el ofrecimiento.
Sus últimos años los vivió ciego, al igual que Bach. Ambos fueron atendidos por eminencias médicas inglesas. Al parecer, faltaba algún tiempo para que los barberos-cirujanos dominaran el capítulo del ojo.

Suite en re menor - Sarabanda
El clavicembalo, también llamado clave, fue un instrumento privilegiado en la época de Haendel, junto a otros instrumentos afines, como por ejemplo, el virginal o el clavicordio. Se lo consideraba el más idóneo para la enseñanza por sus posibilidades técnicas y porque, como instrumento solista, no requería de nadie más para su práctica. Haendel, atento a las necesidades de este mercado embrionario, escribió muchas piezas para el estudio del clave, las que fueron publicadas en dos ediciones bajo el título de "suites". La pieza que escuchamos, en versión orquestal, corresponde a la suite en re menor, su cuarto movimiento, sarabande, utilizada de manera prominente por Stanley Kubrik en su film "Barry Lyndon". El video está construido con imágenes de la película.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

16 comentarios :

  1. ¡Precioso blog! Me alegro de haberlo encontrado.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Ars Vitae. Yo también me alegro de haberte encontrado.

      Eliminar
  2. No se realmente que tipo de sentimiento embargaba haendel al momento de realizar tan magistral obra, pero lo cierto es que la salio hermosísima.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jhon: Gracias por dejar tu comentario aquí.

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones por este hermoso y espiritual blog

    ResponderEliminar
  5. Gracias por las imágenes de Barry Lyndon, ese filme tien la música más bella, como todos los de Kubrik

    ResponderEliminar
  6. Hola, Raquel: Ok!!! Gracias a ti. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Por que Sarabanda y Lascia gio pianga son muy semejantes? ¿son la misma pieza realmente? Hola :)

    ResponderEliminar
  8. Exupéry: Digamos que los dos primeros compases se parecen. Pero son dos piezas completamente distintas, aunque con un modelo rítmico similar.
    Saludos y muchas gracias por tus inquietudes.

    ResponderEliminar
  9. Me gustaría decir que el padre de Haendel quería que él fuera abogado, antes que músico.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Anónimo: Y a mí me gustaría contarte que la cantidad de músicos cuyos padres quisieron que sus hijos fueran abogados fueron cientos, quizá miles, sobre todo durante el siglo XIX. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Felicitaciones por tu blog,sin querer llegue a el, una de esas casualidades lindas de la vida. Y por favor, me podrías indicar de quién es la pintura que aparece al principio de este articulo de:"Haendel: Suite en re menor - Sarabanda" A la espera de tus noticias, saludos cordiales y de nuevo FELICIDADES!! por tu aporte, moe

    ResponderEliminar
  12. Correo Moroz: Gracias por tus alentadoras palabras. Y te cuento que la información sobre los cuadros que encabezan los artículos se obtiene pasando el mouse por la imagen. Compruébalo tú mismo. Saludos y gracias otra vez por el comentario.

    ResponderEliminar
  13. MUY BUEN APORTE A LA CULTURA MUSICAL : HACE EL GRAN APORTE DE LA GESTION.-

    ResponderEliminar
  14. Hola, Jaime: Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.