lunes, 23 de abril de 2012

Rimski-Kórsakov: Scheherazade



En casa de los Rimski-Kórsakov, en el pequeño pueblo de Tihvin, perteneciente a la gobernación rusa de Novgorod, todos eran aficionados a la música. La madre del futuro compositor Nikolai, tocaba un poco el piano y el padre un poco menos. Un tío que vivía con la familia gustaba pasearse por las habitaciones cantando canciones populares. Pese a todo ello, en 1850, el pequeño Nikolai inició a los seis años estudios musicales serios con una vecina muy mayor que le dio a conocer las primeras reglas musicales. Después vendrían una institutriz y luego la hija de un vecino que le puso en contacto con las obras de Beethoven.

Pero la familia, algo aristocrática, tenía antecedentes militares. Un tío de Nikolai era almirante de la flota imperial rusa. Su hermano mayor, también marino, le enviaba desde Extremo Oriente cartas que excitaban la imaginación del niño con los misterios y aventuras del mar y los asuntos de la navegación. Y no habiendo en Tihvin otros músicos que alentaran al muchacho a proseguir una carrera musical, en 1856 abandonó el pueblito y llegó a San Petersburgo para ingresar en la Escuela de Cadetes Navales.

El guardiamarina Rimski-Kórsakov,
en 1864
El futuro compositor salíó de la escuela naval en 1862 como guardiamarina y fue destinado a una fragata que se preparaba para un largo crucero. Durante toda su preparación como marino, sin embargo, Nikolai nunca abandonó sus estudios musicales, lo que disgustaba a su hermano mayor que lo regañaba continuamente por estar más interesado en la música que en la marina. Mili Balakirev, futuro integrante, al igual que Rimski, del Grupo de los Cinco (Balakirev, Musorgski, César Cui, Rimski y Borodin) le había  animado a componer en los periodos en que no estaba en alta mar, y así lo hizo produciendo en estas condiciones al menos una sinfonía.
Nikolai Rimski-Kórsakov puede que sea el único músico en el mundo formado "al alero" de una institución militar.

Suite sinfónica Scheherazade, opus 35. Primer movimiento
Compuesta durante el verano de 1888, la suite es una obra en cuatro movimientos inspirada de algún modo en los cuentos de Las Mil y Una Noches, al menos esa fue la primera intención si atendemos a las indicaciones que encabezaban originalmente cada movimiento. En una segunda edición, el autor las suprimió pues, según confesión propia, sólo pretendía mostrar algunas escenas orientales y llevar por buen cauce la fantasía del oyente. Sin embargo, estas indicaciones se han mantenido en los programas hasta hoy. El movimiento que inicia la suite tiene por título: "El mar y el barco de Simbad". Un motivo musical se mantiene durante toda la obra: la voz de Scheherazade, representada por el violín solo.


..........................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para Músicos", de la que es autor el escribidor de este blog.



  Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

11 comentarios :

  1. es una excelente melodía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la obra completa también, Anónimo. Gracias por dejar tu comentario aquí. Saludos.

      Eliminar
  2. Estimado Dago, te felicito por haberte atrevido a estudiar piano aunque haya sido tardíamente, y por tu blog y tu valiosa labor de difusión. Sobre el "Scheherazade" mi versión favorita es la del director austríaco Hermann Scherchen con la Orq de la Ópera del Estado de Viena, antes sello Westminster hoy Universal (DG), pero no es necesario ir tan lejos para encontrar una buena versión: te dejo si me lo permites el enlace de la versión de la Fil de Stgo, dirigida por Konstantin Chudovsky, su director Titular actual, de nacionalidad ruso, quien fue discípulo nada menos que de Rozhdestvenky. Yo asistí a ese concierto, fue todo un acontecimiento, que le valió su designación como Director Titular. Lo recomiendo fervorosamente, es todo un espectáculo ver a este joven dirigiendo con esa energía y convicción, y sin partitura! Espectacular! Saludos Oscar Olavarría (DPISANI en Foroclasico.com)

    https://www.youtube.com/watch?v=3lwFhoapnHE

    ResponderEliminar
  3. Hola, Oscar. Gracias por tu extenso y documentado comentario. Yo vi Scheherazade hace un par de años, pero no recuerdo si en la U Chile con la Sinfo o en el Muni. Del director ruso solo sabía de su nombramiento. Ni idea de que es un músico joven. Ya iremos a verlo. Gracias por la info. Y de pasada, lo de estudiar tardíamente, no es tan cierto, es una simplificación digamos, pq estudié como tres años entre los 14 y los 17 (esenciales pa lo que podría venir después), y los retomé como a los 40 (en Vzla) pero sin haber abandonado el piano nunca de la mano de Elvis, los Beatles y los Bee-Gees. De los 40 en adelante fui más o menos sistemático hasta que como a los 50 (de regreso en Chile) me dio clases gratis el maestro Oscar Gacitúa, con quien estuve hasta que nos abandonó. Esta es, muy reducidamente, la historia del pianista tardío que, como ves, no lo es tanto.
    Muchas gracias por tus palabras y de aquí me voy a escuchar la versión que propones.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Dago por tu amable respuesta, ojalá que te guste la versión, deberías incluirla en tu blog. Atte Oscar

    ResponderEliminar
  5. Oscar. Excelente versión. Y ¿habré estado presente? Porque reconocí al director, aunque no sabía que era ruso y tampoco que era el titular. Y entonces ¿ésta es la Fil y el Muni de Chilito (Stgo)???

    ResponderEliminar
  6. querido Dago, aunque parezca increíble sí! me alegro que te haya gustado. Tenemos un Director de lujo, el problema es que no creo que dure mucho al frente de nuestra orquesta, hay que disfrutarlo mientras nos acompañe!. Un abrazo Oscar

    ResponderEliminar
  7. Oscar: Entonces hay que subirla ya!! Aunque tendré que inventar otra historia pa acompañarla. Solicitaré ayuda a Scheherazade.

    ResponderEliminar
  8. Estimado Dago, otro video que podrías incluir en tu blog sería el de la 8a Sinf. de Dvorak (para muchos la mejor obra de este autor), interpretada por la Orq Sinf Nacional Juvenil dirigida por su Titular José Luis Domínguez. Una excelente interpretación, una orquesta de jóvenes chilenos sonando como una orquesta europea!!.
    Te cuento que como panelista del "Gramophone" de Inglaterra, yo subí este video al foro, y estas son algunas de las opiniones de los ingleses sobre esta interpretación:
    “Very nice indeed, Oscar!!! Watching the performance of these youths brought tears to these 80 year old eyes” (Bliss)

    “I can feel a great deal of your pride. It's quite significant how much of great music may be produced by unsung heroes across the globe (…..) Again, congratulations to the Youth of Chilean musicians” (Parla)

    “Way to go, Oscar ! Congratulations on your enthusiastic and accomplished Chilean musicians” (Carlos Pinheiro Jr)

    “Indeed a heart-warming performance Oscar! No wonder it fills you with pride!” (C hris Johnson)

    Te dejo el enlace. Saludos afectuosos!

    http://vimeo.com/49319689

    ResponderEliminar
  9. ¡Extraordinario, Oscar!. Habrá que subirla, por supuesto. Aunque en ocho días más me voy de paseo a Europa por dos meses. Veré si "tengo tiempo" (tendré que tenerlo, el blog no puede quedar a la deriva). Muchas gracias por toda la información que entregas, Oscar. Como sabrás, lo más cercano a la música que se puede conseguir aquí en los noticieros,es la próxima visita de Shakira.
    Te dejo mi correo: dagotipos/yahoodotcom, pq hace rato que abandonamos a Scheherazade.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien Dago, que lo pases muy bien y tráete un bonito CD de allá, como por ejemplo el "Scheherazade" esta vez con Igor Markevitch-Londres, para mi gusto la mejor versión grabada de esa obra, y una de las que escucho con mayor frecuencia, tú sabes que al final uno termina dándose vueltas en un puñado de obras, inclusive bagatelas como la 1812 (que fue la primera obra clásica que conocí, en ese tiempo en la versión de Stokowsky, y me fascinó hasta la fecha), o la "Raphsody in Blue" de Gershwin, que me encanta! Un abrazo Oscar

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.