lunes, 26 de marzo de 2012

Vivaldi: Las Cuatro Estaciones - Verano



Ya ordenado sacerdote en 1703, el cura rojo Antonio Vivaldi, de 25 años, inició ese mismo año sus fructíferas relaciones con el Conservatorio della Pietá, en Venecia, institución a la que permanecerá ligado, con mayor o menor intensidad, durante casi 36 años. Nombrado al principio como "maestro de violino", un par de años después asume el cargo de "maestro de concerto", lo que le confiere prácticamente la dirección del Conservatorio.

Por esos años, Venecia contaba con cuatro conservatorios para mujeres. El de mayor importancia era el Ospedale della Pietá. Un estudioso contemporáneo, Charles de Brosses, escribe en sus Lettres d'Italie:
"Los mejores lugares para escuchar música en esta ciudad son los ospedali. Hay cuatro en la actualidad, todos ellos para muchachas huérfanas o hijas ilegítimas o para aquellas que no puedan ser mantenidas por sus padres. Son traídas aquí a expensas del Estado y educadas exclusivamente en música..."

Así, pues, con un total de casi mil niñas hospedadas, Vivaldi podía escoger a su antojo para disponer, a comienzos del siglo XVIII, de una orquesta de 70 o 100 miembros, que según De Brosses, aparte de cantar como ángeles "tocan el violín, la flauta, el cello o el órgano... con gracia y precisión inigualables".

Las Cuatro Estaciones - El Verano
En su serie de conciertos publicados en 1724 con el título de Il cimento dell armonia e dell'invenzione, el maestro Vivaldi recurrirá por primera vez en el conjunto de su obra, a la imitación de la naturaleza, leit motiv de la cultura iluminista. Muestra innegable de ello son los primeros cuatro conciertos que conforman Il cimento..., universalmente conocidos como Las Cuatro Estaciones.
La invitación es a apreciar el concierto N° 2, El Verano, en versión de la Accademy of Saint Martin in the Fields, con la dirección y participación como solista de la bellísima violinista alemana (y también pianista) Julia Fischer. El concierto tiene tres movimientos: allegro non molto - adagio - presto.



........................................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para músicos", de la que es autor el redactor de este blog.


Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

4 comentarios :

  1. el maestro Vivaldi recurrirá por primera vez en el conjunto de su obra, a la imitación de la naturaleza

    Lo cual era totalmente inusual a principios del siglo XVIII, ¿no?
    Ayer precisamente hablaba de esto con mi padre. Yo le decía que Vivaldi fue un pionero de la música descriptiva, lejos de otros coetáneos que parecían limitarse a aplicar el racionalismo en la música.

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, Dani. Era completamente inusual.
    Vivaldi fue un pionero de la música descriptiva, al menos en el sentido de imitación de la naturaleza. Al mismo tiempo, viviendo en una época que conocemos como Iluminismo, y siendo una característica señera de ésta la confianza ilimitada en la razón humana, es también un racionalista, aunque más no sea en oposición a la oscuridad y las tinieblas del medioevo.
    Gracias por tu comentario, y me alegra y sorprende gratamente que hables de música con tu padre. Mis saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartirlo y comentarlo con Dani¡¡¡cariños
    Gaby

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.