miércoles, 29 de febrero de 2012

Rossini: La italiana en Argel - Obertura

 
Escena del primer acto. Representación en Buenos Aires, junio de 2011

Gioacchino Antonio Rossini tenía catorce años cuando compuso su primera ópera, el año 1806. Por un tiempo dudó hacia dónde orientar su vocación de músico pero, por fortuna, le tocó vivir una época en que la ópera, y sobre todo la ópera bufa, se había convertido en una auténtica pasión para el pueblo italiano, pasión que no dudaríamos hoy en llamar "transversal", puesto que además alcanzaba a todas las clases sociales. Por ello, Rossini no tuvo que pensarlo mucho.

El género operístico, pues, vivía en esos años una vida intensa, al punto de que no era raro que los compositores se viesen angustiados por la impostergable entrega de la ópera siguiente, aun cuando recibieran por ello una cantidad de dinero relativamente modesta. Espectáculos nuevos cada temporada, era la exigencia del público de la época, y había que complacerlo.

Gioacchino Rossini (1792 - 1868)
La italiana en Argel
Es así como mientras todavía se sucedían las representaciones de su aclamada ópera Tancredi, de 1813 (su primera ópera seria, no obstante), Rossini comenzó a trabajar en una farsa de considerable extensión, si bien solo tenía dos actos, como era lo habitual.
El texto de La italiana en Argel ya había sido puesto en música antes, pero sin mayor éxito. Corresponderá a Rossini su transformación en obra maestra, pues sus situaciones absurdas y hasta cierto punto grotescas, le venían como anillo al dedo a la vena cómica del maestro Gioacchino. (Más tarde vendrán Il barbiere y La Cenerentola).

Estrenada el 22 de mayo de 1813, La italiana en Argel es una clásica ópera bufa de tema "musulmán" como lo fue años antes El rapto del serrallo, de Mozart. La escena se sitúa en el palacio del bey de Argel (el mandamás durante el imperio otomano), Mustafá, un autócrata de irrefrenable vocación por la compañía femenina que por esas cosas de la vida está algo cansado de su actual esposa y desea cambiarla por otra, ojalá italiana. Da la casualidad de que Isabella, una italiana, anda recorriendo las costas de Argel intentando rescatar a su novio, Lindoro, que presta sus servicios al bey en calidad de esclavo. Isabella cae prisionera y luego es entregada al bey, pero la intrépida italiana se las apañará para conseguir que un atónito Lindoro esté a su servicio, día y noche. Esto da pie a los enredos y engaños subsiguientes.

Obertura
Presentamos aquí la obertura en versión de la orquesta de cámara inglesa The Accademy of St. Martin in the Fields, dirigida por su fundador sir Neville Marriner. El nombre de la agrupación proviene de la iglesia Saint Martin-in-the-Fields, de Trafalgar Square, donde la orquesta dio su primer concierto en 1959. [Modificado el 06.03.13: el video original fue retirado de Youtube por infracción a la propiedad de terceros, ha sido sustituido por la versión de la Metropolitan Opera dirigida por James Levine. No borré a Marriner y su orquesta porque es información que vale la pena conservar.]

El material con que Gioacchino va a construir su popular crescendo, comienza en el minuto 1:20.



............................................................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para Músicos", de la que es autor el redactor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

4 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Hola, Mauricio:
      Si haces click en los enlaces, en el texto, podrás ir a escuchar la obertura de la Gazza ladra y un sexteto de miedo en La Cenerentola. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.