jueves, 23 de febrero de 2012

Mozart: Sonatina en do mayor

 

Las circunstancias precisas que vivía Mozart al componer la sonata en Do mayor que se acostumbra apodar "sonatina" o sonata "facile" o "semplice" se desconocen por completo. La única certeza que existe a este respecto es que Wolfgang la incorporó a su catálogo el día 26 de junio de 1788, agregando de su puño y letra la descripción somera y esclarecedora a la vez: "sonata para principiantes".

Ese mismo mes Mozart y Konstance han decidido mudarse a las afueras de Viena, y allá se dirigen llevando a su hijo mayor y su pequeña hija de seis meses, Thérese, quien morirá diez días después de la mudanza. Pese a esta desgraciada circunstancia, Mozart va a componer ese año sus tres últimas sinfonías, en el sorprendente lapso de apenas seis semanas. Llevando las cosas al extremo podríamos especular con que entre sinfonía y sinfonía, Wolfgang compuso la sonatina en Do mayor, pues si algo lo caracterizaba, entre sus muchas virtudes, era su enorme capacidad de abstracción del mundo cotidiano, que le permitía escribir partituras festivas en momentos de gran dolor personal.

Las sonatas más complejas de Mozart, entre ellas las tres "sonatas parisinas", habían visto la luz hacía casi diez años, y la última sonata "autónoma" (si cabe el término), es decir, aquella para cuya invención no necesitó de rondós o allegros elaborados con anterioridad –o destinados a otros fines–, databa de 1784. En mi modesta opinión, no deja de ser sorprendente que un autor de esa categoría gigantesca, a esa altura de su vida y en esas circunstancias, destinara su tiempo y energía a la composición de una sonatina que, aparte de deliciosa, estaba destinada a quienes daban recién sus primeros pasos en el teclado.

Es esta última particularidad lo que hace que esta pequeña obra no sea interpretada sino como bis, a continuación del programa original del pianista, y atacando o el primero o el segundo movimiento. Una feliz excepción es la de Daniel Barenboim, quien nos entrega aquí una estupenda versión completa, al parecer, en una grabación sin público.

Movimientos:
00     Allegro
3:01  Andante
6:44  Rondó


......................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para músicos", de la que es autor el redactor de este blog.


Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.