martes, 10 de mayo de 2011

Liszt: Vals "Mefisto" N° 1

Caricatura de la época: Franz Liszt al piano.

La princesa Carolyne muy princesa sería pero fumaba cigarros y hablaba mucho, según hizo saber a todo el mundo el compositor y pianista Hans von Büllow, yerno de Liszt, casado con su hija Cosima. (Quizás por bocón, esta última lo va a abandonar más tarde, para irse con el amor de su vida, 25 años mayor, Richard Wagner.)
Dejando a un lado a Cosima, digamos que la princesa Carolyne fue en verdad una buena mujer que se la jugó por Franz, incluyendo en ese compromiso la supervisión a la distancia de la educación de los hijos del compositor, amén de la sabia sugerencia de que abandonara las giras de concierto para dedicar todas sus energías a la composición.

Mientras todo ello ocurría, la solicitud de divorcio de Carolyne y su príncipe y oficial de ejército Nikolaus, seguía a la espera de la decisión de la Santa Sede, cuestión que finalmente se va a resolver de manera favorable recién en 1855, diez años después de iniciado el proceso y al poco tiempo de que Nikolaus se hubiera vuelto a casar. Pero una cosa era el divorcio y otra el permiso para casarse. Nikolaus está en su derecho (porque era protestante), pero Carolyne no, dictaminó la Iglesia, mostrando escasa consideración por la dedicación de la princesa a los estudios teológicos.

El permiso para contraer matrimonio va a ser finalmente concedido a Carolyne en 1860, cinco años después del divorcio. Franz quería casarse ya, pero ella sugirió que lo hicieran en Roma al año siguiente, para cuando el compositor cumpliera 50 años, el 22 de octubre de 1861.
Y así lo acordaron. Pero el día 21, la víspera de la boda, un emisario del Papa llamó a la puerta de la casa de Carolyne, en Roma, para anunciar que el proceso requería una nueva revisión.

El Vals Mefisto
La pieza popularmente conocida como Vals Mefisto es el primero de cuatro valses del mismo nombre compuestos por Liszt, en diversas épocas. La versión para piano –pues la hay para orquesta y para dos pianos– nació alrededor de 1860 si bien sus innovaciones armónicas presagian el espíritu de la música de compositores tan lejanos en el tiempo como Ravel o Prokofiev.
Por lo mismo, sugiero algo de paciencia y buena voluntad para escuchar los dos primeros minutos y medio pues con dificultad logra asumirse como música de mediados del siglo XIX. Aquí no hay Sueños de Amor ni Consolaciones, pero sí Liszt y romanticismo, aunque no lo parezca, al principio.
Y a propósito de lo mismo, transcribo aquí un comentario destacado en Youtube acerca de esta pieza. Una opinión algo diferente sobre la "bravura" lisztiana:
"I saw this shit in a bugs bunny episode... and the piano exploded".



Agregado el 27.02.13. Me olvidé de identificar al intérprete. Se trata del extraordinario pianista ruso Boris Berezovsky, nacido en Moscú en 1969.

.............................................................................................................
Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

6 comentarios :

  1. Dago querido:

    Espectacular esta shit pieza de Liszt, Mephisto.. no la conocía. Difícil, genial, un estilo moderno, incluso post romántico, me atrevería a decir. El pianista muy virtuoso y, según yo, harto buen mozo también. ¡¡Una maravilla todo!!

    Aprovecho la ocasión para felicitarte por el primer aniversario del blog. Lo disfruto enormemente, no sólo por la música sino también por el humor y porque, de paso, aprendo harto. ¡¡Muchas gracias!! Te quiero mucho..

    ResponderEliminar
  2. Querido pianista tardío, me sumo a las felicitaciones por el aniversario de tu blog y de paso agradecerte por el tiempo que ocupas al regalarnos conocimientos musicales a nosotros los que disfrutamos de la música de excelencia, pero con una tremenda ignorancia de ella.
    Un abrazo grande de tu cuñada más cuñada, Gabriela

    ResponderEliminar
  3. QQ: Tienes razón. La pieza es muy "moderna". Grande Liszt. Una composición como ésta echa por tierra la idea de un Liszt inclinado sólo al virtuosismo. Aquí lo hay, por cierto, pero, indiscutiblemente, también música. Y adelantada a su tiempo, pa mayor abundancia.

    ResponderEliminar
  4. A Gabriela: Muchas gracias por tu comentario y felicitaciones. El aniversario, en verdad, se cumple el 30 de mayo. Se está planificando para ese día una gran celebración en Casa Piedra. Están todos invitados.

    ResponderEliminar
  5. La belleza de escuchar, no pudo ser mas apropiado el titulo para tan maravilloso blog. GRACIAS. Namaste _/|\_ (tanto que aprender)

    ResponderEliminar
  6. Hola, Glenda: Muy reconfortante tu comentario. Muchas gracias. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.