miércoles, 25 de mayo de 2011

Brahms: Concierto violín - 3er mov


Valle del Rhin - Alemania

Cuando Brahms tenía quince años, su maestro Marxsen dio por concluida su formación pianística y lo echó a caminar solo por el mundo. Pero no por ello Johannes abandonó su interés por la composición y los arreglos musicales, mientras continuó tocando en las cervecerías de Hamburgo −también ocasionalmente en alguna casa de la aristocracia− y visitando con la mayor frecuencia posible la casa de pianos Baumgartner a falta de uno propio donde practicar.

También saldrá en gira de conciertos formando dúo de violín y piano con uno u otro de los dos violinistas más connotados de la época: Reményi y Joseph Joachim. Con este último forjará a lo largo de los años una gran amistad que, salvo algunos altibajos, durará toda la vida; amistad cimentada quizá en la sana obstinación de Joachim para que Brahms se deciciera a visitar en Düsseldorf a los Schumann, es decir, al compositor Robert Schumann y a su bella esposa y célebre pianista, Clara Schumann.

Johannes Brahms a los 20 años
(1833 - 1897)
Decidido a dar un paso que podría proporcionar un gran aliento a sus aspiraciones artísticas, tras unos días de viaje por el valle del Rhin, el joven Johannes de 20 años llegó a Düsseldorf y llamó a la puerta de los Schumann un día de septiembre de 1853, pocos meses antes de que Robert
intentara suicidarse, arrojándose, precisamente, a las aguas del Rhin.

Precedida por varias cartas de Joachim, la acogida no pudo ser más amable y calurosa, más sencilla y cordial. Clara y Robert Schumann invitaron a cenar esa noche a Johannes, iniciándose así una de las relaciones más conmovedoras e inquietantes que nunca se haya visto entre dos artistas. Robert va a enloquecer dentro de poco y será internado en un sanatorio. Clara, a sus 34 años quedará sola, a cargo de sus siete hijos. Deberá proveer su alimento y cuidado, echando mano a las clases de piano y a las giras de concierto.

Brahms, consuelo de Clara
Enterado del intento de suicidio y reclusión, Brahms acudió adonde Clara a darle consuelo sin pedir nada a cambio, en principio. Pero el artista de cafés mimado en su infancia por un ruedo de prostitutas tropezó aquí con un alma y una figura femeninas que desconocía por completo. A la bondad y dulzura de Clara sólo supo responder balbuceante, con singulares muestras de afecto que hasta el día de hoy no ha podido establecerse si eran o no correspondidas.
Durante un tiempo, Robert internado, Johannes permanecerá junto a Clara, casi en el papel de dueño de casa. Pero el idilio inconfesado jamás terminará por resolverse, aunque duró más de cuarenta años.

Concierto para violín y orquesta
Dedicado a su amigo violinista Joachim, fue compuesto en el verano de 1878, probablemente en los Alpes austríacos, en la villa de Pörschach, donde según el propio Brahms "las melodías surgen por doquier y debe ponerse cuidado en no pisarlas al caminar". Se estrenó el 1 de enero de 1879, con Brahms en la dirección y Joachim de solista.
Estructurado en tres movimientos, se presenta aquí el último, Allegro giocoso, en versión de la violinista alemana Julia Fischer, quien además es pianista, en sus ratos de ocio. (El movimiento dura 8 minutos, el resto son aplausos).



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.