martes, 31 de agosto de 2010

Mozart: Sonata La Mayor (marcha turca)


Vistoso edificio de ladrillo rojo, en la Avenida Mozart, París

En 1778, Wolfgang Amadeus ya no tenía nada de niño prodigio y por ello se encontraba en París intentando cimentar un futuro como músico y compositor maduro. Fruto de ese esfuerzo nacieron allí ese año tres sonatas para piano, mismas que un perspicaz musicólogo e historiador dio en llamar "sonatas parisinas". De ellas, la que escuchamos más a menudo es la sonata en La mayor, debido probablemente a que su tercer movimiento se convirtió con los años en una de las piezas más famosas de Mozart, la popularmente conocida "marcha turca".

Esa estancia en París era el resultado de su "desafectación" de la corte de Salzburgo, a la que había renunciado el año anterior, tras la presentación de una sarcástica carta a su empleador, el príncipe-arzobispo Colloredo. Pero, luego de año y medio de intentos infructuosos por lograr una posición en la corte de alguna ciudad exuberante de vida musical, como Munich, París o Viena, Amadeus se vio obligado a regresar a Salzburgo, con la cola entre las piernas. Pero con las tres sonatas publicadas bajo el brazo.

En enero de 1779, Wolfgang estaba de regreso en Salzburgo para hacerse cargo del puesto de organista de la corte que su padre Leopold había conseguido para él. Volvía a estar bajo las órdenes de Colloredo. Sus obligaciones: tocar en la corte y en la catedral, ayudar en la instrucción de los niños del coro y componer cuando fuera necesario.

Durante el tedioso verano salzburgués de 1780, Mozart recibió el esperado encargo de componer una ópera para la corte de Munich, adonde el compositor debía desplazarse pues era imprescindible conocer a los cantantes para componer las arias. Colloredo accedió a otorgar el permiso pues en cierto modo la petición de Munich lo beneficiaba. Y así pudo Wolfgang emprender el viaje, en una curiosa mezcla de "comisión de servicio" y "pololito".

La ópera –Idomeneo– se estrenó recién en enero del año siguiente, con gran éxito. Leopold y Nannerl acudieron al estreno y luego, al regreso, decidieron celebrar disfrutando de unas merecidas vacaciones en Augsburgo. Pero una orden del príncipe-arzobispo interrumpió el jolgorio. Mozart debía presentarse inmediatamente en Viena pues Colloredo iba de invitado a la coronación de José II y asistiría con toda su pequeña corte personal, que incluía, naturalmente, al tecladista Mozart.



La sonata en La mayor consta de tres movimientos: andante grazioso, menuetto (6:53) y rondó alla turca (10:24). El primer movimiento, a diferencia de lo típico, es decir, en vez de la estructura A-B-A o similar, está conformado por un tema y seis variaciones. La versión, notable, es de la brillante pianista nacida en Letonia, Olga Jegunova.


Probablemente a raíz de este viaje obligado a Viena, Wolfgang entendió que ya sería hora de abandonar definitivamente a Colloredo y su corte ramplona. Por ello, se comportó algo descomedidamente con el arzobispo: comenzó por restarse a la visita de la mañana que debía hacer todo criado; luego sumaría otras muestras de independencia y rebeldía.
Para Colloredo no pasó inadvertido el mal comportamiento de Wolfgang. Lo obligó a sentarse a la mesa después de los ayudantes de cámara, aunque antes de los cocineros. Wolfgang consideró que esto era el colmo y pidió una entrevista que Colloredo le concedió, de malos modos.
La confrontación tiene que haber sido muy áspera. En carta a su padre, Wolfgang relata que Colloredo lo trató de haragán, imbécil y díscolo. Después de soportar estoicamente los insultos, preguntó:
"–¿Su gracia, entonces, no está contento conmigo?
A lo que el arzobispo respondió indignado:
"–¡Miren, miren, ahora este imbécil quiere amenazarme!"
Es en este punto donde algunos estudiosos señalan que se habría presentado el asunto del puntapié en el trasero. La verdad estricta es que Mozart presentó su dimisión al día siguiente y le fue aceptada un mes más tarde.

Este nuevo estilo de vida implicaba estar al tanto de la moda. La de aquellos años, tenía a la sociedad europea con el oído puesto en el sonido de las marchas de los soldados de la guardia imperial turca, por una razón incierta, como toda moda. El rondó, tiene ahí su origen.


.......................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si te agradó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

domingo, 8 de agosto de 2010

Mozart: Concierto piano N° 21 - Andante


Vista de la Viena urbana, en tiempos de Mozart

En sus escasos 35 años de vida, Mozart alcanzó a componer 27 conciertos para piano y orquesta. Los primeros, compuestos a partir de los 11 años, tenían como destinatarios no al virtuoso del teclado sino al diletante, es decir, al amante de la música que pudiera pagar la partitura impresa y que contara con amigos tan músicos como él pero capaces de acompañarlo, para disfrutar de una velada agradable un día cualquiera.
Es el caso, por ejemplo, del concierto N° 7 para tres pianos, compuesto en 1776 para las dos hijas de una tal condesa Logron y donde Mozart confía a una de ellas una parte extremadamente sencilla, porque la niñita tocaba muy poco.

Años más tarde, ya instalado en Viena, surgirán los conciertos que van a exigir al intérprete bastante mayor habilidad y destreza. Para ello, Mozart trabajó duro. Sólo entre los años 1784 y 1786 compuso la considerable cifra de 12 conciertos para piano y orquesta. Se había casado en 1783 con Constanza Weber (lo que a Leopoldo, el padre de Wolfgang, no le hizo ninguna gracia) después de fracasar en el cortejo algo ingenuo de la hermana mayor de ésta, Aloysia. Y al parecer, le apuntó, porque después de dos años de intensa vida marital −según cuentan los biógrafos− el mundo vio llegar de la mano de Wolfgang, en 1785, tres conciertos, dos de ellos probablemente los más famosos hasta nuestros días: los conciertos N° 20 y N° 21. De estos dos, el más popular es el último. También, el más abordable.



Desde tiempos inmemoriales, Televisión Nacional de Chile nos hace escuchar el movimiento central −andante− mientras nos informa de las condiciones meteorológicas del país. Y a pesar de ser éste un país larguirucho, el informe del tiempo termina antes de que acabe el andante.
La pieza se inicia con una exposición muy calma y reposada a cargo sólo de la orquesta. Al poco rato entrará el piano, más o menos a la altura de Antofagasta, y entonará el tema principal en la tonalidad de fa menor (1:27).

El pronóstico para los próximos tres días cierra el Informe cuando estamos a punto de escuchar la anhelante modulación de la tonalidad de do menor a la bemol, momento en que el ritmo se recoge y la orquesta calla antes de retomarse el tema inicial en la nueva tonalidad (4:28).

La versión es del pianista venezolano Pablo Arencibia y la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas. Segundo movimiento −andante− del concierto para piano y orquesta N° 21 en do mayor de W.A. Mozart, "la música del tiempo".

.......................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", publicación electrónica de 18 páginas de la que es autor el escribidor de este blog.


Y si te agradó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google