martes, 21 de diciembre de 2010

El niño Ludwig van Beethoven


Exterior de la casa natal de Beethoven, en Bonn
(al fondo)
Ludwig agrupó sus tres primeras sonatas en el Opus 2, publicadas en Viena en 1796 y compuestas posiblemente entre 1787 y 1790, en Bonn. Se observa en ellas una clara influencia de Haydn y Mozart, sin embargo, el adagio de la sonata N° 3 en do mayor sugiere un cierto carácter romántico, que el maestro Claudio Arrau (*) se encarga de poner de manifiesto en la estricta versión que presentamos. Y lo hace de manera sublime. Lo que parece fácil en música, puede no serlo en absoluto.

* (Agregado el 24.08.2011: He debido reemplazar la versión de Arrau porque el video fue quitado por incumplimiento de las normas por parte del administrador de la cuenta de Yt. Logré conseguir una excelente versión de Arturo Benedetti Michelangelli que, por cierto, también puede ser calificada de sublime).

Si la sonata Claro de Luna contiene la apostilla "si deve sonnare tutto questo pezzo delicatissimamente", la profunda y sencilla belleza de las notas de este adagio exige del oyente que ascolte tutto questo pezzo delicatissimamente.



La familia del niño
El abuelo de Beethoven, que no se llamaba Ludwig pero sí Louis, se estableció en Bonn por allá por 1730, proveniente de Holanda, con alguna certeza. Destacado violinista, ocupó allí el cargo de músico de la corte y posteriormente el de maestro de capilla, recibiendo por ello unos estipendios raquíticos que decidió engrosar con la instalación de un negocio de vinos. Mala idea.
No hacía mucho había desposado a Maria-Josepha, una alemana dulce y melancólica, talvez más melancólica que dulce pues al poco tiempo se aficionó a la bebida y años más tarde murió alcohólica.

El matrimonio tuvo un solo hijo, Johann, que heredó de su padre las dotes musicales y de su madre la afición a la ingesta de buenos mostos. Johann casará a su vez con la hija del cocinero de la corte, a quien conoce mientras ocupa la plaza de tenor en el coro de la capilla del príncipe. El abuelo Louis, aun cuando se opuso al matrimonio debido a la baja extracción social de María Magdalena, finalmente terminó tomándole cariño porque fue testigo de los esfuerzos de su nuera por enrielar la disipada vida de su hijo Johann.

Del matrimonio sólo llegarán a la vida adulta tres varones. El hermano mayor es Ludwig, y por lo mismo, será el encargado de acudir a la prisión para identificar a su padre entre los borrachos detenidos.
Pero como Johann no habrá pasado todo el tiempo bebido, bien pronto se percatará de que su hijo si bien no poseía un talento musical innato –como sí fue el caso de Mozart– tenía en cambio unas habilidades asombrosas para el arte de la interpretación. Y decidió entonces encerrarlo todos los días en una habitación, a practicar sus lecciones, de donde solo podía salir cuando demostrara habérselas aprendido.

Johann pretendía replicar a Leopold Mozart pero sin genio ni grandeza, sólo con brutalidad extrema: no faltó la ocasión en que, de regreso de una juerga, bien entrada la noche, hizo levantar a su hijo de la cama para que tocara el clave ante sus amigos bohemios.

Su aprendizaje musical será un deber antes que un deseo, un tormento antes que vocación innata y entusiasmo creador. Una obligación impuesta, que Ludwig, diligentemente, irá transformando en su refugio íntimo, estrictamente personal, el único lugar desde donde podrá irrumpir su genio creador.

.......................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para Músicos", de la que es autor el escribidor de este blog.



Y si te agradó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

4 comentarios :

  1. Pobre Ludwig, lo pasó como las pelotas de niño... Grandioso el intérprete.

    ResponderEliminar
  2. Genio y precocidad: Para ser genio hay que ser precoz? La vida de Mozart o Evariste Galois parecería decirnos que sí, sin embargo muchos de nosotros hemos conocido a niños extraordinariamente precoces que no han logrado brillar como adultos; mientras, otros hombres que en su juventud no han asombrado por su genialidad, han revelado todo su gran potencial intelectual al llegar a su vida adulta, es como si su cerebro se demorara más años en desarrollar toda su capacidad creativa, Beethoven es uno de ellos.

    ResponderEliminar
  3. a veces me pregunto...será que el sufrimiento es hermano de la creación??????' ....sería bien triste

    ResponderEliminar
  4. luig como lo llamaban de niño es mi mentor lastima que haya sufrido tanto durante su vida en espacial en su infancia

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.