martes, 16 de noviembre de 2010

Preludio N° 1 de Bach: la mitad de un Ave María


Preludio N° 1 del Clave Bien Temperado, a la espera de ser interpretado.

Hace algunos años, a muchos de nosotros (y nosotras) nos tocó avanzar muy orondos por la nave central de la iglesia, del brazo de nuestra pareja para toda la vida. Caminábamos a paso lento, dichosos, al compás de una melodía muy hermosa que se conoce con el nombre de Ave María de Schubert, uno de los tantos Ave María compuestos por diversos autores en el transcurso de muchos años. Es el más popular, desde luego, y de ahí que con toda seguridad haya sido el que escuchamos en la oportunidad referida, saludando a nuestro paso a amigos y familiares con nuestra mejor sonrisa, porque éramos felices.

Pero hay un autor que compuso la mitad de un Ave María sin proponérselo. Para ser justos, compuso bastante más que la mitad.
Era el año 1722 y Juan Sebastián Bach comenzaba a escribir su máxima obra pedagógica y sistemática para clave: El clave bien temperado. Este libro consta de 24 preludios y fugas, para las doce tonalidades mayores y las doce menores. La obra, de enorme trascendencia, contribuyó a imponer ni más ni menos que la división de la octava en doce medios tonos cromáticos iguales, lo cual permitió desarrollar hasta el límite el mecanismo de las modulaciones, es decir, el paso comedido de una tonalidad a otra, en la misma pieza.

El primer preludio está escrito en la tonalidad de do mayor:  lo escuchamos en una muy modesta versión realizada en un teclado digital:



Pues bien. Por allá por la década de 1850, el autor de Fausto, el compositor francés Charles Gounod, encontrábase disfrutando de su propia interpretación del preludio que escuchamos cuando repentinamente la musa le golpeó con delicadeza un hombro y le enseñó una melodía que él denominó al instante "Meditación sobre el Preludio N° 1 de Bach". Al poco rato, se le ocurrió que la antiquísima oración en latín llamada precisamente Ave María, le venía a su bella melodía como anillo al dedo.
Es lo que hoy conocemos como el Ave María de Bach-Gounod, algo menos popular que el de Schubert, pero, en mi opinión, tanto o más hermoso.

En la tradición de la música popular, cuyas partituras llevan el encabezado: letra: fulano, música: mengano,  la partitura del Ave María Bach-Gounod, debe rezar (digo debe porque no lo sé):
Melodía: Charles Gounod
Base armónica y rítmica: Johann Sebastian Bach.

La versión que se presenta es para arpa y cello (Yo-Yo-Ma en el cello), lo que permite distinguir claramente el preludio, por una parte, y por otra, el trabajo, talentoso por cierto, de Gounod.

Ave María Bach-Gounod



Amigo visitante:
Si te agradó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

9 comentarios :

  1. Qué belleza, Dago.. se me llegaron a caer las lágrimas. Trataré de aprendérmela, pues yo soy una de esas con tendencia a cantar. Besos y abrazos por millones y mil gracias por deleitarnos con este blog y con tu recital de Chopin.

    ResponderEliminar
  2. Bieeen, quequita. As usual, la primera comentarista. El Ave B-G se escucha poco y verdaderamente emociona. Asi que con tendencia a cantar, ahh...?

    ResponderEliminar
  3. Como soy una persona "con tendencia a cantar" quise abrir el preludio pero algo no me lo permitió. Me apareció un letrero alegan do algo así como la necesidad de un certificado de seguridad que yo no tendría. Insistí porque a veces les gana mi porfía a este tipo de amenazas y nada, nada. De modo que mi tendencia a cantar se sintió frustrada.
    Soy tu segunda comentarista, como puedes advertir.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, elegí la opción anónimo porque estaba más cerca, pero soy Silvia, tu ex compañera del peda.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena. Tu blog me parece muy interesante. Solamente el título ya lo dice todo. ¡Que gran diferencia hay entre escuchar y oir!
    Estoy por la misma labor de enseñar cosas de música, y de hecho tengo un blog que, como primera entrada y de momento única, trata de "El Ave María de Schubert". Lo más probable es que conozcas el origen de esta melodía, pero me vas a permitir que te lo indique, sin ánimo, por supuesto, de enseñar a nadie, que para aprender estoy yo. La dirección es la siguiente:

    www.andante-moderato.blogspot.com

    Deseo que te guste y ya estaremos en contacto pues llevamos el mismo camino.

    ResponderEliminar
  6. Hola Andante: gracias por tu comentario. Voy a curiosear inmediatamente en tu blog.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos

    Me gusta lo que has escrito. Sólo una corrección, cuando dices:

    "Era el año 1772 y Juan Sebastián Bach comenzaba a escribir su máxima obra pedagógica y sistemática para clave: El clave bien temperado"

    Debo decir que en 1772 J. S. Bach llevaba 22 años muerto. nació en 1685 y falleció en 1750

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Jesús!!! Toda la razón. Y muchísimas gracias por la corrección porque el dislate estaba a punto de cumplir cinco años en el blog, ni más ni menos. El año es 1722, y es el año de la compilación del Primer Libro, no el año en que JS Bach hubiese emprendido la tarea pq de esas fechas, como es natural, nadie tiene idea.
    Saludos y un agradecimiento muy sincero.

    ResponderEliminar
  9. La belleza en estado puro. ¡¡Fantástico!! No se puede pedir más. Gracias.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.